El extraño caso de envenenamiento de palomas en plaza de Ñuñoa

Mujer denuncia hecho intencional y advierte que concurrirá a la Brigada del Medio Ambiente de la Policía de Investigaciones (PDI) para que se investigue el caso.

Por Nathaly Lepe

Más de una docena de aves, entre palomas, zorzales y codornices, yacían ayer por la tarde en una plaza en la comuna de Ñuñoa, víctimas de envenenamiento. Así relata Carolina Arévalo, la imagen con la que se encontró mientras caminaba por la intersección de Simón Bolivar con Holanda, a una cuadra del Campus Oriente de la Universidad Católica.

Según cuenta a Publimetro la adiestradora canina, al lado de las aves habían unas migas que según ella presume estaban envenenadas. “Un grupo de jóvenes me comentó que una señora llegó a la plaza y lanzó las migas. En seguida las aves se le acercaron y comenzaron a comer mientras la mujer se retiraba”.

“Transcurridos los minutos, las aves comenzaron a tambalearse, a tratar de devolver lo ingerido. Algunas murieron al instante mientras otras agonizaron a media cuadra del lugar”.

Preocupada por la situación Arévalo contacto a Carabineros, para denunciar lo sucedido y a seguridad ciudadana de la Municipalidad de Ñuñoa. Los últimos llegaron al lugar y recogieron a los animales muertos para llevarlos hasta un vertedero y deshacerse de manera segura de las aves.

Sin embargo, la adiestradora canina no se quedó tranquila con el caso, por el riesgo de que otro animal, incluso los niños que juegan en la plaza, tomen contacto con el elemento que consumieron las aves y está tratando de conseguir los videos de las cámaras de vigilancia de los edificios contiguos para dar con el responsable de esta matanza.

“Quiero llegar con la denuncia a la Brigada de Medio Ambiente de la PDI,  que es la institución que ve este tipo de denuncias. Incluso guardé las migas que quedaron y un ave para ver si se puede dilucidar que se usó para asesinarlas”.

Dos delitos

Consultada por el caso, la abogada y profesora de Derecho Animal, Carolina Leiva, explicó a Publimetro que de comprobarse la denuncia, se pueden configurar dos delitos, el de maltrato animal y el de envenenamiento.

“El envenenamiento está estipulado en el artículo 291 del Código Pena, que no sólo protege a los animales, sino que a las personas y al medio ambiente en general, y por ello la pena aparejada es mayor, porque si el autor deja un ceno envenenado en el medio ambiente, puede dañar animales, áreas y hasta personas”.

Por otra parte, agrega Leiva se configura el delito de maltrato animales 291 bis, que habla de no distingue en especies, por o que aplicaría a las aves.

“El maltrato implica dar un trato cruel a cualquier animal, no distingue si produce o no el resultado de muerte”.

“En el caso de los envenenamientos se configura porque todo envenenamiento implica una muerte lenta y dolorosa”, concluye.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo