Así han sido los enfrentamientos en la frontera húngara

Por publimetro

Con el cierre de las fronteras de Hungría y, por ende, de su principal vía de ingreso a la Unión Europea (UE), cientos de personas que han recorrido miles de kilómetros para llegar a Europa huyendo de guerras en sus países empezaron a tomar una nueva y más larga ruta hacia el oeste europeo a través de Croacia.

Buscando bloquear también esa vía alternativa, el primer ministro húngaro, el ultranacionalista Viktor Orban, anunció hoy que su gobierno planea levantar una valla en la frontera con Croacia, luego de que completara otra en el límite con Serbia y de que dijera ayer que planeaba extenderla a la frontera con Rumania.

Frustrados tras pasar un día del lado serbio, aunque técnicamente en una franja de territorio entre puestos fronterizos de ambos países, decenas de refugiados arrojaron piedras y botellas de agua mineral contra policías antimotines húngaros mientras exigían a los gritos que se les permitiera entrar a Hungría.

La policía, posicionada detrás de un doble vallado, respondió con un lanzamiento indiscriminado de gases pimienta y lacrimógenos y arrojando chorros de agua desde un camión hidrante, luego de que los refugiados derribaran la primera de las cercas.

“Libertad!” y “Abran las puertas!” gritaban los refugiados, provenientes en su mayoría de países en conflicto como Siria o Afganistán y cuya meta es llegar a Europa Occidental, principalmente a Alemania, informó la agencia de noticias EFE.

Los disturbios, que desataron una fuerte protesta de Serbia y dejaron dos refugiados heridos de gravedad y entre 200 y 300 que tuvieron que recibir atención médica, ocurrieron en un pequeño paso fronterizo en la localidad serbia de Horgos, a corta distancia del principal paso a Hungría, en la localidad de Roszke.

La oficina de Orban informó que 29 refugiados fueron detenidos en los choques, entre ellos un “terrorista”, sin dar más detalles.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo