Marcelo Lagos: es necesario reformular la norma de construcción antisísmica

La falla de San Ramón, y su calidad de activa, preocupa al geógrafo quien indica que si bien los estándares son altos, no consideran los peligros de un terremoto de carácter superficial o cortical, que es el que podría generarse producto de la falla.

Por andrea fuentes

Un estudio realizado por los profesores del Departamento de Geología de la Universidad de Chile, Gabriel Vargas y Sofía Rebolledo denominado “Sondeo de grandes terremotos intraplaca en el flanco oeste de los Andes” entrega evidencia científica que permite señalar que la falla de San Ramón se encuentra activa y que podría generar un sismo de magnitud considerable.

Una situación que preocupa geógrafo Marcelo lagos, quien explica que, si bien los estándares de construcción en Chile son exigentes, sólo consideran la posibilidad de un terremoto de subducción, y no uno de carácter cortica, que es el que se podría provocar la falla.

“Acá hay un tema huérfano en la legislación. Y cuando hay temas huérfanos pasa lo que pasa. Si haces una analogía con lo sucedido con el tsunami en Coquimbo vemos que las estructuras, en general, soportaron el terremoto. Pero el tsunami, que es un tema que tampoco está considerado en la normativa, tuvo consecuencias desastrozas”, dice Lagos.

De cuerdo al experto, todo lo que está construido sobre la falla y en el área cercana de influencia, en el escenario que se produzca un terremoto cortical, que es un terremoto superficial, lo más probable es que las estructuras van a estar sometidas a esfuerzos mayores a los que le exige la norma de diseño.

Hay terremotos, como el que vivimos recientemente, que ocurren en el contacto entre las placas tectónicas y se sitúan en la costa. Entonces, cualquier terremoto que se produzca allí, llegará de manera más atenuada, aunque sea un evento de gran magnitud. Situación diferente de lo que ocurriría con un terremoto provocado por la falla, ya que, aunque tuviera una menor intensidad, sería más destructivo.

En ese sentido, el geógrafo hace un llamado a fortalecer las normas de diseño considerando la evidencia científica que está disponible. “Generalmente nuestros países son sociedades reactivas, donde tienen que suceder las cosas. O sea, tiene que haber un desastre para que se incorporen medidas. El procesamiento de imágenes de satélites y todas las metodologías que se han aplicado para comprobar que la falla de San Ramón esta activa no está diciendo que es una falla que tiene potencial y que puede ser peligrosa si no se toman medidas”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo