Caso Caval: investigan nueva arista de posible cohecho en licitaciones

Tras la declaración de Patricio Cordero (UDI) se conoció que la empresa Caval podría haber jugado a favor de la empresa Syntex para obtener la licitación de servicios informáticos de diferentes hospitales públicos

Por Publimetro

El Caso Caval, que hasta hace poco sólo tenía que ver con una compra y venta de un terreno que luego subió su valor cuando se cambió el plano regulador del sitio, ahora tendría una nueva arista y esta vez sería un posible cohecho en licitaciones de Salud. 

Así al menos lo indica El Mercurio, medio que dio a conocer las declaraciones de Patricio Cordero (UDI) que entregó ante el fiscal Luis Toledo por su supuesta vinculación con la venta del terreno en Machalí, luego que Natalia Compagnon -dueña de Caval junto con Mauricio Valero-, dijera al persecutor que él también recibiría parte de las ganancias por ese negocio.

En su declaración, el político reveló un negocio que habría tenido Caval que era distinto a la compra-venta de terrenos. Según él, se trataba de uno de un contrato con la empresa informática Saydex. 

La empresa le pagó a Caval $170 millones y a cambio recibieron asesorías escritas, orales y consejos para presentarse más preparados a la hora de enfrentar la licitación de los servicios informáticos en los hospitales de Maipú, San Borja y Posta Central en 2012.

“Valero le ofreció a Saydex su capacidad de lograr que esa concesión fuese para Saydex” aseguró Cordero, dando luces de una eventual práctica que está al borde de la ley. 

“Recuerdo que le dije a Valero que conocía a Nivaldo Mora, quien se desempeñaba como director del servicio de Salud Central Metropolitano y yo coordiné un par de reuniones entre los tres. La finalidad de reunirnos con él, es porque tenía una visión completa de las concesiones de los hospitales a nivel nacional”, agrega en su declaración.

Tras eso, aclara que Valero acordó pagarle $25 millones a Mora a fines de 2011 con el objetivo que las gestiones fueran a favor de Saydex. De ese monto, $20 millones se habrían pagado en efectivo. 

“A fines de 2011 y mediados de 2012, Mauricio Valero tenía perfecta conciencia de que le estaba pagando a un funcionario público para que desarrollara acciones propias del ámbito de su gestión”, indica la declaración ante el Ministerio Público. 

Tras esto, cuenta que efectivamente Saydex se quedó con la licitación aunque descarta que el papel de Mora fuera fundamental. “Esto pasa por un comité de evaluación y no fue relevante en estas reuniones”,
agregó.

Cabe mencionar que esta arista será investigada por el fiscal adjunto Carlos Fuentes, debido a que el fiscal Luis Toledo centrará su atención en el caso de la compra y venta del terreno en Machalí y todo lo involucrado con esa materia. Los dos fiscales forman parte del equipo de Alta Prioridad, el cual tiene como objetivo seguir todas las irregularidades cometidas por Caval

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo