El Ejército húngaro podrá usar la fuerza en la valla fronteriza

Por publimetro

El Parlamento húngaro aprobó este lunes una ley que autoriza al gobierno del primer ministro Viktor Orbán a desplegar al Ejército para proteger las fronteras con armamento no letal ante el flujo de miles de inmigrantes y refugiados que intentan cada día entrar en el país.

Los soldados podrán utilizar armas no letales y métodos coercitivos, comprobar la identidad y participar en el control fronterizo, así como bloquear carreteras o limitar el tráfico.

Así, la ley permite a los militares utilizar balas de goma, artefactos pirotécnicos, granadas de gas lacrimógeno y pistolas de redes. También podrán utilizar las armas de fuego pero sólo si su vida corre peligro.

 Además, el gobierno sigue apostando por la construcción de más vallas fronterizas en un intento de frenar la ola de refugiados.

Un decreto, publicado anoche en la gaceta oficial y firmado por el primer ministro, Viktor Orbán, pide a los ministros de Interior y de Defensa preparar nuevas vallas, aunque sin especificar dónde.

La prensa especula que podría ser en la provincia de Zala, fronteriza con Croacia, desde donde entran desde la semana pasada miles de refugiados cada día.

El decreto ordena en las provincias donde se ha declarado el “estado de crisis por inmigración masiva”, seis en total, la preparación y construcción del “cierre temporal de la frontera”.

Las autoridades húngaras han declarado el “estado de crisis” en las provincias de Csongrád, Bács-Kiskun, Baranya, Vas, Somogy y Zala, toda ellas fronterizas con Croacia o Serbia.

Hungría ha construido una valla de metro y medio, y está terminando otra, de 4 metros de altura, a lo largo de la frontera con Serbia, y quiere elevar lo mismo con Croacia, siempre con el objetivo de evitar que los refugiados entren en el país.

Después de que se cerrara herméticamente la frontera con Serbia el pasado 15 de septiembre los inmigrantes han optado por seguir hacia Austria por Croacia y Eslovenia.

En los últimos días, unos 20.000 refugiados han llegado a Hungría desde Croacia, transportados hasta la frontera por las autoridades croatas que después, ya en territorio húngaro, son llevados por las autoridades magiares a Austria en trenes y autobuses.

Según la policía húngara, ayer fueron interceptados 5.530 refugiados que entraron en el país de manera ilegal.

Por otra parte, el Parlamento húngaro aprobó ayer una ley que entra en vigor hoy y que autoriza la movilización del ejército en la defensa de las fronteras, para apoyar a la policía.

Los soldados podrán hacer uso de material antidisturbios como pelotas de goma y gases lacrimógenos, pero sólo podrán emplear sus armas de fuego si sus vidas corren peligro.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo