Así ha aumentado la tasa de suicidios en Chile en los últimos 25 años

De acuerdo al Servicio Médico Legal, mil 596 personas se quitaron la vida en Chile el 2014. Si en 1990 5,6 personas cada 100 mil tomaban esta decisión el año pasado fueron 9.

Por andrea fuentes

Tras el reciente fallecimiento del ex seleccionado nacional, y conocido comentarista deportivo, Eduardo Bonvallet, resurgió el tema sobre las enfermedades mentales y en particular de la depresión.

De acuerdo a lo señalado por familiares y cercanos, el profesional de las comunicaciones durante años debió luchar contra una depresión severa, la que podría haber sido la causante de la decisión que tomó. De hecho, de acuerdo a la Organización Mundial de la salud, esta enfermedad es la causa del 90% de los suicidios a nivel mundial.

En Chile, según datos del Servicio Médico Legal, el año pasado 1596 personas se quitaron la vida. Es decir, 9 personas cada 100 mil habitantes. Mientras que, en 1990, la cifra llegaba a 5 personas por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo a los especialistas estrés y las constantes exigencias de la vida moderna han generado un aumento de las enfermedades mentales. De hecho, este tipo de patologías es la primera causa de licencias laborales en el país. De acuerdo a cifras entregadas por la Asociación Chilena de Seguridad, éstas representan un 48% y han tenido un aumento sostenido desde el año 2011.

El doctor Mauricio Gómez, jefe del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud, explica que se trata de una enfermedad que, “se manifiesta en diversos grados. Hay personas que la presentan con mayor severidad y otras con menor severidad. Por eso e muy importante su detección, ya que es una enfermedad que responde muy bien a tratamiento. La gran mayoría de las depresiones se presenta en cuadros leves a moderados. Pero lamentablemente hay un porcentaje que evoluciona con síntomas más graves, a veces con síntomas psicóticos, y otras con riesgo suicida”.

Según la última Encuesta Nacional de Salud, en Chile los síntomas depresivos muestran una prevalencia de 17,2% , y un 21% de los consultados señala haber recibido un diagnóstico de depresión  alguna vez en la vida.

Según el doctor  Gómez, “el riesgo suicida aparece generalmente cuando la depresión se asocia a fuerte niveles de desesperanza. Cuando las persona perciben que ya nada va a mejorar, y que ya no hay nada que hacer”.

El representante del Minsal indica que en el sistema público se atienden sólo el 20% de las personas que sufren esta patología y que el presupuesto anual para atender esta enfermedad en el sistema público alcanza los 90 mil millones de pesos.

Se trata de una enfermedad cara, por lo que su inclusión en el Plan Auge ha ayudado en alguna medida el bolsillo de los pacientes.

Sin embargo, aparte de los costos monetarios, hay un desgaste emocional que no es cuantificable. De acuerdo a  Raúl Ramírez, miembro de la Corporación de Usuarios, Familiares y Amigos de Personas con Discapacidad Psíquica de Chile, en el caso de las depresiones graves, como las bipolares, es tal el impacto que “incluso hay familias que se pueden destruir. Es un terremoto, ya que cuando alguien tiene una depresión de carácter grave hay que reeducar todas las relaciones dentro de la familia. Y si la familia no está capacitada para poder enfrentar la enfermedad, se van a culpar entre ellos. Los costos emocionales son altísimos”.

Ramírez indica que muchas veces hay miembros que deben dejar todo de lado para dedicarse a la persona que padece la enfermedad. “En el caso de una persona con una depresión bipolar hay que designarle una cuidadora, que normalmente son las mamás o las hermanas. Entonces lo que le pasa es que dejan de trabajar y de hacer su vida normal. Y eso, por supuesto, implica un alto costo emocional y de estrés”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo