Colombia presenta un nuevo plan de política antidroga

Se espera que 26.000 familias que se dedican a la producción de coca reemplacen los cultivos ilícitos por proyectos agrícolas

Por EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció hoy un nuevo plan antidroga para que antes de que acabe este año se comiencen a sustituir los cultivos ilícitos del país, que según las Naciones Unidas se incrementaron un 44 % en 2014 al pasar de 48.000 a 69.000 hectáreas.

“Con este programa esperamos tener un doble resultado: reducir los cultivos ilícitos (con el daño que ellos hacen) y mejorar las condiciones de vida de cientos de miles de campesinos”, dijo Santos en una alocución desde la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

El plan, denominado “Estrategia Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos” concentrará la erradicación en los departamentos con mayor producción del país, Putumayo y Nariño, “donde hay unas 26.000 familias productoras de coca”.

Con esta nueva hoja de ruta, el gobierno busca potenciar la lucha contra las drogas tras la desaparición del herbicida glifosato, que dejará de usarse el próximo 1 de octubre por decisión del Consejo Nacional de Estupefacientes, que tomó en cuenta los posibles efectos nocivos que conlleva su aplicación.

A esto se suma el crecimiento de los cultivos de coca en Colombia que reportó la ONU en su último informe, divulgado el pasado julio.

Durante 2014, la superficie cultivada con coca en Colombia creció un 44 % y la producción potencial de cocaína se incrementó un 52 % al pasar de 290 toneladas métricas a 442, lo que rompe la tendencia estable que se mantuvo en los años 2012 y 2013.

Para atajar esta situación, el gobierno potenciará la sustitución en Putumayo y Nariño, donde se “trabajará en la construcción de vías, colegios, puestos de salud, acueductos y redes de servicios”, indicó el presidente, que recordó que las zonas que tienen más cultivos ilícitos son las que tienen menor presencia del Estado.

Santos explicó que el Ejecutivo buscará llegar a acuerdos con las comunidades para que erradiquen voluntariamente y de forma gradual las plantaciones, pero “si no se logra un acuerdo, se acudirá a la erradicación forzosa”.

A los campesinos se les dará “financiación, asesoría técnica para emprender otros proyectos agropecuarios” que sean productivos en la zona, y si esos cultivos lícitos se mantienen durante cinco años sus explotadores se convertirán en propietarios legales de los terrenos.

Mientras, se seguirá persiguiendo “con toda la contundencia” a las “bandas criminales dedicadas este negocio” destacó el mandatario, que advirtió que “seguirá la destrucción de laboratorios, la incautación de cargamentos” y las detenciones.

También se creará un plan estatal para trabajar en la prevención, tratamiento y reducción de riesgos y daños que provoca el consumo de drogas.

La iniciativa está inicialmente coordinada por la Presidencia, si bien se espera que antes de que finalice este año se cree la Agencia para la Sustitución de Cultivos, que dirigirá la tarea.

“Comenzamos ya. Y si podemos avanzar ahora, imagínense cuánto podríamos avanzar si acabamos el conflicto”, indicó Santos, que recordó que uno de los preacuerdos alcanzados con las Farc, con la que negocia la paz desde noviembre de 2012, es precisamente la erradicación de cultivos ilícitos.

“Ya hemos hablado con las Farc sobre planes conjuntos para la sustitución de cultivos. Imagínense lo que esto significa. Que las Farc, en vez de defender cultivos ilícitos y toda la cadena del narcotráfico, ayude al Estado para su erradicación. Como dice el lema, con paz haremos más”, aseguró el presidente.

En este plan será “esencial” la cooperación internacional y “también el aporte del sector privado”, comentó Santos, que dijo haber recibido “una buena respuesta” por parte de las empresas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo