Hasta $7 millones puede costar equivocarse sobre qué carrera estudiar tras la PSU

“Cuando tienen varias opciones y no sabes que decidir es distinto, pero cuando no tienes ninguna opción el desafío PSU se torna menos desafiante”, postulan especialistas

Por Nathaly Lepe

Casi un 30% de los alumnos que cursan su primer año de Educación Superior se arrepiente de su elección. Una decisión que además del impacto emocional y familiar, tiene un impacto económico considerable en las familias, a nivel económico.

De acuerdo a los valores anuales de las carreras hasta 2014, publicados por Mifuturo.cl,  en algunos caos poseen aranceles que superan los seis millones de pesos, por lo que la decisión de un estudiante se puede transformar en una gran merma a las finanzas familiares si la decisión de qué estudiar no se ha tomado con seguridad.

“La mayoría de los estudiantes experimenta una situación de vida confusa, y sienten la presión por tener que tomar una decisión tan importante como el camino profesional. A esto se suma que el proceso de descubrimiento de la vocación se realiza en un escenario de múltiples alternativas académicas que ofrecen las Instituciones de Educación Superior. La mayoría desconocidas por los estudiantes”, explica Daniela Reinero, Directora del Salón de Orientación de Alternativas Académicas (SIAD).

Un aspecto con el que coincide la sicóloga de la Universidad Mayor, Dominique Jarahanian, quien deja claro que el tema de la PSU, independiente de si se sabe o no lo que se quiere estudiar es un estrés para los jóvenes, considerando que todo el país gira en torno a los resultados de la prueba.

Sobre el objetivo y cómo elegir la carrera, la profesional sentencia que “evidentemente cuando haces algo sin un objetivo claro, por supuesto que las ganas y el objetivo es un desafío menor, entonces si yo no sé para que quiero estudiar, para qué estoy haciendo esto”. dice.

Jarahanian relata que el peso también es mayor, porque muchas familias ven a la universidad como el paso lógico para las personas, “pero evidentemente el manejo de las expectativas tiene más que ver con la familia que con los estudiantes”.

“Cuando tienen varias opciones y no sabes que decidir es distinto, pero cuando no tienes ninguna opción el desafío PSU se torna menos desafiante”, postula la sicóloga.

Por su parte, el investigador de Política Educativa de Educación 2020, Mathias Gómez, aclara que para manejar el estrés en este tipo de situaciones “es importante que quienes están eligiendo una carrera tengan una panorámica completa de sus opciones”.

“Además, es importante entender que la decisión que enfrentan no es definitiva. Una cantidad importante de estudiantes se cambia de carrera o de institución durante los primeros años. Esto puede ser una decisión difícil por el tema económico que implica, pero siempre es bueno que los estudiantes se guíen por lo que realmente dicta su vocación”.

En qué concentrarse

Sobre lo que deben hacer los jóvenes a esta altura del año, que queda menos para rendir la PSU, el investigador de Política Educativa de Educación 2020, Mathias Gómez, advierte que sólo deben concentrarse en repasar y no en tratar de aprender lo que no se sabe.

“Eso  sólo contribuye a aumentar el estrés. Es mejor que los postulantes se concentren en repasar -sin desvivirse en ello- la materia, y en revisar de mejor manera cuáles son sus mejores opciones para estudiar”.

“En esto último es importante que los estudiantes tengan varias opciones y que no se focalicen sólo en la educación universitaria, sino que también vean opciones en carreras técnicas -que pueden ser atractivas en términos vocacionales y económicos- en CFTs e IPs de buena calidad. Para esto último es fundamental que observen los años de acreditación que las instituciones tienen”, concluye.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo