8 claves para cuidar la salud mental de los niños ante emergencias

A 10 días del terremoto en la IV Región, los trabajos de limpieza y reconstrucción recién comienzan. Sin embargo, muchas veces se deja de lado la atención a los más pequeños por responder a otras necesidades.

Por publimetro

A diez días del terremoto de 8,5ª que afectó a la IV Región de nuestro país, las autoridades han informado que se han completado casi en un 100% las labores de limpieza y restitución de la conectividad. La tragedia dejó un saldo de más de 16.000 mil damnificados y el proceso de normalización de sus vidas es el siguiente desafío.

Pero una situación particular es la que viven los niños de las miles de familias damnificadas, ya que muchas veces en este tipo de catástrofes no se atiende de manera profunda los daños mentales que los menores pueden sufrir.

Desde la Fundación San Carlos de Maipo, su gerente general Marcelo Sánchez, señala que “los niños, en aparente proceso de adaptación a la situación, requieren más que nunca ser atendidos y acompañados frente a la exposición de información de la catástrofe, mediando la comprensión del adulto responsable y la forma en cómo él será capaz de transmitir adecuadamente la situación en su lenguaje, manteniendo la calma y creando un espacio de seguridad afectiva”.

Es por ello que agrega que “es importante que, sin perjuicio de las coordinaciones de la atención de salud mental, se fortalezcan dispositivos concretos para la infancia en situaciones de emergencias como las que estamos claros, seguirán sucediendo en nuestro país”.

Ante estos casos de emergencia, en el niño se pueden percibir sensaciones de irritabilidad o agresividad y retraimiento, una actitud pasiva y de aparente miedo, recuerdos frecuentes de la emergencia, llanto sin motivo aparente o sentimiento de culpa. Además, se puede producir un excesivo apego a los adultos, pesadillas o dificultad para dormir y problemas de concentración.

Para reducir estos síntomas físicos y mentale, Fundación San Carlos de Maipo ha desarrollado una lista con ocho claves que los adultos deben aplicar para mejorar el estado anímico de los niños. En primer lugar, quien tenga el rol de apoyar y contener a los niños debe tener como característica el ser una figura educadora, con las siguientes capacidades:

Sentido de escucha responsable. Hacer sentir al niño que se le entiende y comprende por lo que está pasando.

  • Transmitir la necesidad de aceptar lo ocurrido, pues ya no se puede modificar.
  • Proveer información y orientación pertinente a las necesidades.
  • Crear una atmósfera cálida y humana al rededor de la persona.
  • Ser cortés, honesto y transparente, para así ganarse la confianza del afectado.
  • Ser realista y objetivo.
  • Fortalecer la confianza y seguridad.
  • Si el comportamiento observado es grave o se prolonga por más de seis semanas, se debe buscar apoyo profesional.

PUB/DIG

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo