Niveles de polen se mantendrán críticos hasta diciembre en Santiago

“La gente puede que este año esté hasta un poquito más allá de diciembre con síntomas", asegura el presidente del comité de Aerobiología de la Sociedad Chilena de Alergia e Inmunología.

Por Nathaly Lepe

Cada primavera los síntomas de la alergia son más fuertes y duraderos. No es mera impresión, ya que los alérgenos en el aire efectivamente han aumentado y así los confirma un estudio del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Chile, que asegura que la cantidad de polen en el aire se ha triplicado en los últimos diez años en la Región Metropolitana.

En Chile se estima que aproximadamente existen dos millones de personas que padecen este tipo de afecciones, cuyos síntomas se agudizan durante este periodo.

Sólo en la Región Metropolitana, en la comuna de Santiago existen más de 95 mil árboles en la vía pública, en cerca de 215 hectáreas de áreas verdes. Si bien en el municipio no cuentan con los datos sobre la cantidad de plátanos orientales -especie que se asocia a la aparición de alergias- es una de las comunas, junto con Las Condes, Maipú y Providencia en la que existe una mayor cantidad de este tipo de árboles.

Sólo en Providencia, por ejemplo, el número de plátanos orientales alcanza los 6.364 ejemplares, un 15,1% del total de árboles que posee la comuna.

Durante la semana recién pasada, el total de polen se empinó por sobre 714 granos por metro cúbico de aire, cifra altísima si considera que un nivel alto es más de 100 g/m3.

Con este escenario, el presidente del comité de Aerobiología de la Sociedad Chilena de Alergia e Inmunología, doctor Pedro Mardones, advierte que en las próximas semanas se mantendrán los niveles críticos, y que incluso estos podrían extenderse más allá de los periodos registrados en años anteriores.

“Este año ha sido particular, porque normalmente el plátano oriental aparece la última semana de agosto y alcanza su peak entre el 11 y el 18 y después empieza a bajar de manera notoria y a mediados de octubre queda muy poquito. Este año empezó diez días atrasado y el peak se alcanzó la semana del 15 al 20 de este mes”.

“Este año se ha achatado la curva en general, otros años llega a tres mil o dos mil g/m3 diarios y este año no ha sido así, pero ha durado más con niveles sobre 700 gr/m3 que ya son niveles muy altos. Entonces, comenzó un poco más tarde el periodo de polen y los niveles altos han sido más mantenidos”, agrega el alergólogo.

Para las próximas semanas, explica Mardones se espera que la cantidad de alérgenos se mantenga en niveles igual de altos, lo que se explica principalmente por la situación climática que se ha registrado en la Región Metropolitana con lluvias más cercanas al periodo primaveral.

“Este año comenzó un poco más tarde el periodo de polen y los niveles altos han sido más mantenidos y todavía van a seguir los niveles altos, por lo menos un par de semanas más y ahí se va a notar la baja. Lo que si se espera que el polen de pasto dure u poco más y sean más altos por los niveles de lluvia que habido”.

“La gente puede que este año esté hasta un poquito más allá de diciembre con síntomas. Ahora, hay un grupo que es muy sensible y que no es menor y que alcanza un 20% de los pacientes que están hasta marzo con síntomas por los pastos y malezas”, acota el especialista.

Mardones agrega que a contar de este lunes “los niveles de polen van a seguir más o menos alto, yo diría que las cifras van a ser similares a la de esta semana, un poquito más baja probablemente, pero sigue estando alto”.
 
Cómo enfrentar los episodios alérgicos

Cuando ya se está seguro que la primavera es la responsable de los síntomas, existen varias formas para aplacar las molestias. La directora de la Escuela de Ciencias de la  Salud de la Universidad del Pacífico, Patricia Fernández, plantea que es importante estar atentos al tiempo atmosférico, ya que es un factor determinante en la aparición y nivel de sintomatología.

La docente señala que el aumento de la presencia del polen se presenta durante las primeras horas de la mañana, en días cálidos y cuando hay mucho viento o alta humedad ambiental. “En ese escenario es mejor evitar la exposición a estos alérgenos, quedándose en espacios cerrados. Al contrario, es bueno aprovechar los días lluviosos para poder desplazarse al aire libre”, indica la profesional.

Fernández recomienda entre otras cosas ducharse después de estar expuesto al polen de exteriores, no acercarse a lugares en donde se corta el pasto y al viajar en auto mantener las ventanas cerradas para evitar exponerse a estos agentes alérgenos, cuidando además los espacios para mantenerlos libres de polvo y evitar así vivir una maldita primavera.

PUB/NL

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo