Greenpeace Chile: “La postura de la Presidenta beneficia a los grandes grupos económicos”

El director para Chile de la ONG internacional, Matías Asún, cuestiona los anuncios de Bachelet en la Asamblea General de la ONU, quien se comprometió a reducir en un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

Por Daniel Inostroza

En el contexto de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas y la discusión sobre las consecuencias globales que está sufriendo la humanidad producto del cambio climático, la Presidenta Michelle Bachelet se comprometió a que Chile reducirá en un 30% la emisión de gases de efecto invernadero de aquí a 2030, lo que para el director de Greenpeace en Chile, Matías Asún, es “un anuncio conservador por llamarlo de un modo amable”.

Matías, en términos concretos ¿cómo está afectando a Chile los efectos del cambio climático?

En varias cosas, porque en Chile ya estamos viviendo escasez hídrica, en nuestro país los derechos de agua son privados, lo que agrava la disponibilidad de agua, pero lo cierto es que está lloviendo muchísimo menos, tuvimos el junio y julio más secos de la historia, las precipitaciones están cayendo a los límites y los ríos se están secando, la cantidad de total de agua disponible para la agricultura es cada vez menor y los precios de los alimentos están subiendo progresivamente.

Estamos viendo como el desierto de Atacama y las zonas aledañas avanzan hacia el sur, estamos viendo como las temperaturas aumentan en el sur del país secando los bosques y aumentando los riesgos de incendios y, por último, la misma afectación de glaciares afectados por el cambio climático, que son nuestra principal fuente de agua dulce en Chile y son una riqueza en América Latina, y particularmente en Chile que tenemos el 82% de los glaciares del continente, están retrocediendo por efecto del cambio climático, por lo tanto Chile está sufriendo en toda escala poco a poco, y la gente se está dando cuenta de esto y es una de las principales preocupaciones de la ciudadanía desde el punto medioambiental, de que el cambio climático está aquí y tenemos que enfrentarlo.

¿Qué se esta haciendo en Chile para enfrentar y disminuir los efectos de este fenómeno global?
 
En Chile hay dos agendas: la primera es la agenda política que en muchos sentidos es insuficiente, conservadora y mediocre, porque por un lado nos estamos conformando con una reducción de emisiones y con ingresar cierto porcentaje de energías renovables al país sin siquiera acercarnos a los compromisos que un país con las tasas de crecimiento y con el rol que tenemos dentro de las naciones emergentes, deberíamos tener. Chile debería apuntar a un escenario de energías 100% renovables, somos uno delos países que tiene más potencial de energía solar y eólica en el mundo. Para qué decir de tener energía geotérmica, porque tenemos una red gigantesca de volcanes y de actividad geológica permanente que podría permitir aprovechar  muchísimo más las energías que ofrece la Tierra.

¿Y Qué hay de la sociedad civil y la organizaciones sociales medioambientalistas?

Por el lado de la gente, por el contrario, hay una segunda agenda que tiene que ver con lo que las comunidades que no necesariamente viven en las ciudades están demandando. En el sur, muchas comunidades mapuche están solicitando detener el modelo de expiación forestal que está secando la tierra. En el norte y sur del país, otros grupos de personas que dependen del agua de los glaciares se han sumado a la gran causa nacional, que desde Greenpeace y otras organizaciones hemos levantado, para tener un ley que efectivamente evite que la minería siga destruyendo los glaciares a la tasa récord que hoy tenemos.

Y en el macroescenario en muchos sentidos Chile tiene una posición tomada desde las personas en torno a que el carbón como energía y el combustible fósil, claramente no deben ser parte de nuestra matriz energética y que debemos potenciar un escenario de 100% de energías renovables para Chile. Pero las autoridades están tensionadas y presionadas por un modelo donde todo el poder económico está concentrado en pequeños grupos y esos grupos controlan la economía y la tienen hasta cierto punto secuestrada, y la gente que vive las consecuencias de una economía que está absolutamente lejos de ser sustentable.

Una economía que requiere destruir glaciares, utilizar el carbón para generar energía, construir megarepresas y sacrificar nuestro ríos y, finalmente, repletar de plantaciones con monocultivo forestal que en ningún caso suponen conservación de biodiversidad. Chile está en punto crítico en que tenemos que tomar una opción decidida y en particular nosotros vamos a exigir protección 100% de los glaciares porque es lo que el país necesita y ese es el principal compromiso medioambiental que podría tener y es la responsabilidad que tiene con América Latina.

La Presidenta ayer en el desarrollo de la Asamblea General de las Naciones Unidas comprometió los esfuerzos de Chile para reducir en un 30% sus emisiones de aquí a 2030 ¿es este un paso sustantivo?

En ningún caso. Ya que los compromisos anunciados el día de ayer por la Presidenta son, calificándolos de modo amable, a lo menos conservadores. Son bastante limitados por tres grandes motivos: Chile tiene tremendo potencial para desarrollar energías renovables no convencionales y la Presidenta no los está incorporando en la medida necesaria, por el contrario está conservando opciones fósiles en la producción de la matriz (energética) y los únicos beneficiados con eso son las grandes generadoras, que además son dueñas de los derechos de aguas de todo el país, por lo tanto no tienen secuestrados sólo los mecanismos de  producción de energía, sino también los medios y los recursos naturales para producir energía en Chile. Por lo tanto, la postura de la Presidenta es conservadora y beneficiosa para la mantención del poder económico de los grandes grupos económicos que hoy operan en Chile y no para el beneficio de las personas, que pagan una de las tasas de energía más altas del planeta.

Pero el segundo punto, y el más grave, es que la Presidenta no menciona la protección de glaciares a pesar de haberse comprometido en esto. Los glaciares en Chile alimentas las cuencas de los ríos en los nacientes donde vive más del 70% de la población del país y la postura del Gobierno de Chile supone dejar todos esos glaciares a merced de la minería. Por lo tanto, le está haciendo el amén a la generadoras de energía y a las principales corporaciones mineras internacionales sin dar ni una sola garantía de cuidar el sostén necesario para tener una economía responsablemente sustentable: la energía y la disponibilidad de recurso hídricos. Sin esas dos cosas no hay ninguna forma en que podamos  proyectar a Chile como un país sustentable.

Al respecto, una bancada transversal de parlamentarios plantea la idea de tener una Ley de Cambio Climático ¿qué debería contener esta ley y cuál es la necesidad de tenerla?

Es una buena alternativa, en la medida que se resguarden condiciones básicas para poder enfrentar el cambio climático. El porcentaje de emisiones que tiene Chile y otros países de América Latina en relación al macroescenario global, es marginal. Lo que no quiere decir que vayamos configurando la pauta, y desde ese punto de vista una Ley de Cambio Climático tendría que hacerse cargo de reducir las emisiones y esto sólo se logra con un modelo de promoción activa de energías renovables no convencionales. En segundo lugar debería ser una ley que establezca incentivos claros a las inversiones sustentable y a modelos de desarrollo sustentable. Debería ser una ley que efectivamente utilice la riqueza disponible del país, las mismas riquezas que deberíamos estar cobrándole a corporaciones que operan en nuestro país como forestales, mineras, energéticas y otras, para reinvertir en el país y no depender de aportes internacionales. Y en tercer lugar, Chile hoy tiene un modelo de trabajo de extracción de los recursos naturales que supone destruir y contaminar el medio ambiente, supone limitar a las personas, supone destruir el hábitat que necesitamos mantener para evitar el cambio climático, supone destruir los bosques y supone, especialmente, los glaciares.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo