Asesino de la masacre de Noruega en huelga de hambre reclama una mejor Play Station

Por publimetro/ia

El extremista noruego Anders Behring Breivik dijo que está dispuesto a observar una huelga de hambre hasta morir si no lo tratan mejor en prisión, en su última carta a los periodistas.

Breivik, de 36 años, purga una pena de 21 años de cárcel que puede ser prolongada mientras se le considere peligroso, después de haber asesinado a 77 personas en julio de 2011 en nombre de la lucha contra el multiculturalismo.

El sitio web noruego de información Nettavisen indicó el martes que había recibido una “carta abierta”, también dirigida a otros medios y a la administración penitenciaria, en la que el ultraderechista se queja una vez más de sus condiciones entre rejas.

Según él, las condiciones se han endurecido desde el 2 de septiembre.

“Si no se da marcha atrás con el endurecimiento del 2 de septiembre de 2015, terminaré haciendo una huelga de hambre hasta morir. No puedo más”, escribe en la carta, según Nettavisen.

Por su lado, las autoridades penitenciarias noruegas se niegan por costumbre a dar explicaciones sobre las condiciones de detención de los presos.

Anders Behring Breivik tacha de “tortura” el régimen de aislamiento al que está sometido en la cárcel de Skien. En 2014 agotó sus recursos jurídicos, cuando la policía archivó una denuncia que había presentado en ese sentido.

Desde entonces, su único medio de protesta son las cartas a la prensa, en las que no faltan algunas demandas anecdóticas.

En enero de 2014 por ejemplo, escribió a la AFP para pedir entre otras cosas que su consola Playstation 2 fuera remplazada por una Playstation 3. De lo contrario amenazó con ponerse en huelga de hambre, cosa que finalmente no hizo.

 “Otros reclusos tienen acceso a los videojuegos para adultos, mientras que yo sólo puedo jugar a los menos interesantes , videojuegos de niños. Un ejemplo es la ‘Revolución Rayman, “un juego diseñado para niños de 3 años,” escribió.
Breivik, en régimen de aislamiento desde 2011 por razones de seguridad, afirma que se ha comportado “de manera ejemplar” y merece una mejor trato en comparación con otros reclusos.
Breivik pide también la duplicación de su asignación semanal de 300 coronas noruegas (36 euros), para ayudar a pagar los sellos de correos. Todo el correo que envía y recibe se busca y se filtra por el personal penitenciario, el cual, según él, ralentiza sus intercambios considerablemente.

En la galería, pueden ver cómo es la cómoda cárcel en la que vive Anders Breivik, el asesino de Oslo

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo