Columna de Joel Poblete: "Misión rescate", Ridley Scott aún puede entusiasmar

Por joel poblete

En dos ocasiones en los últimos dos años en estas mismas páginas -a raíz del estreno en 2013 de su fallida y ridícula “El abogado del crimen” y el año pasado con la efectiva pero predecible “Éxodo: dioses y reyes”- me uní a lo que a estas alturas es un lugar común cinéfilo: lamentar que cada nuevo film de Ridley Scott continúe decepcionando a quienes esperan que el ya septuagenario realizador británico vuelva a ofrecernos obras maestras como “Alien, el octavo pasajero” y “Blade Runner”, o al menos aciertos posteriores como “Thelma & Louise”, “Gladiador” o “La caída del Halcón Negro”.

Por eso mismo es tan grata la sensación luego de ver este largometraje número 23 de Scott: que próximo a cumplir 78 años, tras casi cuatro décadas transcurridas desde su ópera prima y cuando ya cada vez menos gente esperaba mucho de él, el cineasta sea capaz de cautivar nuevamente a este nivel, es una de las mejores sorpresas que Hollywood nos ha deparado este 2015.

Y eso que a primera vista parecía tan predecible, a juzgar por su trailer y su trama: adaptando la novela con la que en 2011 debutó el escritor estadounidense Andy Weir, “Misión rescate” sigue en paralelo los ingeniosos métodos de supervivencia a los que recurre el astronauta Mark Watney, abandonado en Marte cuando su equipo lo da por muerto, y a la vez el despliegue que se desarrolla en la Tierra cuando la Nasa descubre que sigue con vida y existe una remota posibilidad de traerlo de vuelta, en la que podrían ayudar los propios compañeros que lo dejaron en el planeta rojo.

Sin esconder su asumida vocación masiva y comercial, y eludiendo la gravedad y grandilocuencia que tan fácilmente pudo lastrar una producción como ésta, Scott entrega un filme que aunque no alcance la maestría de esos dos clásicos que lo convirtieron tempranamente en un cineasta de culto, no sólo supera las expectativas consiguiendo entretener y que sus casi dos horas y media de duración no se hagan pesados para el espectador, sino además sorprende con su inesperado y constante humor; algo atípico para el director, un elemento que aunque ha aparecido acertadamente en su filmografía en algunas ocasiones, por lo general no le resultó muy fluido o espontáneo en trabajos como “Los tramposos” o “Un buen año”.

Con buenos efectos especiales, un ritmo bien guiado y un guión eficaz e inteligente, esta sui generis película permite evocar diversas cintas de viajes espaciales, pero también nos puede recordar desde “Gravity” y el “Náufrago” de Zemeckis hasta “Los 33”.

Scott saca el mayor partido a un sólido y afiatado elenco que cuenta con una decena de actores de renombre encabezados por un Matt Damon divertido y en plena forma, entregando una de las mejores interpretaciones de su carrera.

Y también son fundamentales el montaje de Pietro Scalia, la fotografía de Dariusz Wolski y el diseño de producción de Arthur Max, así como la música del talentoso y a menudo desaprovechado compositor británico Harry Gregson-Williams, en una banda sonora salpicada de hits del pop de los años 70.

Con todo esto, el director nos entrega su mejor trabajo en mucho, mucho tiempo.

Lusers

Aunque si nos ponemos severos se le pueden criticar muchas cosas a su guión y dirección, esta ópera prima del realizador Ticoy Rodríguez, co-producción entre Chile, Perú y Argentina, es mucho más lograda y aceptable de lo que se podía temer. Tres comediantes popularmente conocidos en sus respectivos países -el peruano Carlos Alcántara, el transandino Pablo Granados y el chileno Felipe Izquierdo- encarnan a tres personajes de cada nación que por casualidad terminan uniéndose en un viaje a Brasil para ver la final de la Copa América, mientras viven diversas aventuras en el camino. Ágil, dinámica y con un humor extremadamente simple e incluso ingenuo, si se la ve con buena voluntad la película puede provocar algunas risas con sus chistes que se burlan de los estereotipos de nuestros países, y aunque tiene mucho de gag televisivo, funciona gracias a la química que se establece entre sus protagonistas.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo