Violento crimen: jóvenes torturan y desfiguran rostro a menor de 17 años

Por PUBLIMETRO

Una joven de 17 años identificada como Summer Greg vivió una traumática y dolorosa experiencia tras abandonar la casa de su pareja durante la noche en la ciudad de Doncaster, en Inglaterra.

Esto debido que en vez de ir a su casa, decidió ir donde un amigo que vivía cerca, para así acortar camino considerando que eran las 02:00 horas.

Sin embargo, esto no fue positivo para ella, pues al llegar a la vivienda, fue torturada brutalmente por un trío de jóvenes, incluido el dueño de casa.

Jay Blades (el supuesto amigo), Amy Gaines y James Canning decidieron humillar y golpear con dureza a Greg, presuntamente molestos por una crítica de ella hacia la otra mujer del grupo.

Primero le dijeron que su novio la engañaba, por lo que se quiso ir. Esto fue impedido por los atacantes, quienes la tiraron al suelo, le pusieron una cadena y la hicieron actuar como perro.

Tras esto, la agredieron con palos, la arrastraron por toda la vivienda tomándole el pelo y cuando vieron que sus ojos sangraban, le tiraron jugo de limón a la cara. Debido al terror que vivía, la víctima pensó en saltar desde el lugar, ubicado en un octavo piso de un edificio, a la superficie.

“Estaba aterrorizada, pensé que no me dejarían vivir. Les supliqué que pararan pero no les importó. Me patearon, me golpearon y me gritaban cosas. En un momento Jay tomó una cadena de su moto y comenzó a golpearme con ella“, señaló la joven sobre el hecho ocurrido en noviembre del año pasado, pero que fue revelado recién este martes por el diario ingles Mirror.

“Pensaba, ‘¿Qué he hecho para que cambiaran conmigo?’ ‘¿Qué hice para que me hagan tanto daño?’. Jay, comenzó a hacer movimientos de artes marciales y dijo que era su deseo de cumpleaños, para probar su habilidad y quedara registrado en fotos y video“, remarcó la joven.

Los implicados en el hecho rechazaron ser parte de la golpiza en un inicio. Sin embargo, al final reconocieron su actuar, siendo los dos últimos condenados a cinco años y el amigo de la víctima a cuatro, en centros de reclusión para adolescentes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo