El desconocido testimonio que acusa a ex comandante Cheyre de tortura

Un ex prisionero político detalló el duro vejamen que sufrió en el marco de la "Caravana de la muerte".

Por PUBLIMETRO

El ex prisionero político Lorenzo del Carmen Aguilera Rojas es una de las personas que brindaron nuevos testimonios en la investigación en contra del ex Comandante en Jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, a quien acusa de torturas cuando el otrora uniformado se desempeñaba en el Regimiento Arica de La Serena.

El denunciante, que ahora tiene 80 años, relató a The Clinic que tras salvarse de ser detenido en varias ocasiones tras el 11 de septiembre de 1973, tres días después decidió entregarse voluntariamente, esperando que pasaría con su futuro en una cárcel pública en Coquimbo.

“Me sacaron de ahí, me pusieron esposas, me vendaron la vista, me ataron los pies y me subieron a un furgón. Me llevaron a El Tofo, a un retén más grande. Ahí, cuando llegamos, me sacaron la venda, las esposas y me pusieron en la caballería de manos abiertas, me vendaron la vista otra vez y me pegaron con golpes de puños y patadas. Me pedían que les dijera dónde estaba Roberto Guzmán (de quien era amigo y que era asesor de los sindicatos de la Compañía Minera Santa Fe y militante del MIR), pero yo no sabía. Me llevaron a Los Choros a buscar a Roberto. Donde habíamos quedado no estaba, porque se había corrido a unos hornos que hacían carbón según me dijo después. A la gente de Los Choros la ponían boca abajo y les preguntaban si acaso había llegado otra persona desconocida. Me mostraron y les preguntaban si me conocían, pero nadie dijo nada. Como ya no lo encontraron, me subieron a la camioneta otra vez y me llevaron a El Tofo”, indicó.

Al ex jefe castrense lo divisó durante el Consejo de Guerra que enfrentó el 4 octubre de dicho año. El ex comandante se paseaba con papeles, las que cree eran documentos que avalaban las penas que pedían para los detenidos.

“Cheyre nos leyó la condena. A mí me dieron tres años de cárcel y a Guzmán cinco años y un día. Después nos bajaron a la cárcel de nuevo”, agregó.

Dos días después, volvió a toparse con el ex uniformado. El medio consigna lo siguiente: “El 6 de octubre de 1973, diez días antes que llegara el general Sergio Arellano Stark a La Serena comandando la ‘Caravana de la Muerte’, Aguilera fue torturado en el Regimiento Arica. Le metieron la cabeza varias veces a un estanque con agua y excremento de caballo y luego lo llevaron a una sala donde le aplicaron corriente en los testículos. Vendado y con las manos amarradas, le preguntaron una y otra vez por las armas escondidas de un supuesto cordón industrial de las minas al nororiente de la ciudad. La voz del militar que ordenaba la tortura y le preguntaba por las armas le resultaba familiar. Era la tercera vez que escuchaba a Juan Emilio Cheyre, en ese entonces ayudante del Comandante del Regimiento Arica, Ariosto Lapostol Orrego”.

En la actualidad, Aguilera juega la mayor parte del día con sus bisnietos y asegura que una de las cosas que lo motiva en la vida es precisamente, la acción judicial contra Cheyre.

PUB/CM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo