Calerano casi muere de frío en Dinamarca tras negarse a tener sexo con su "jefa"

Se trata de un artesano conocido en Europa como "El Indio Pícaro" pues se dedica a vender ese tipo de artículos. Tras el incidente, acusó a la mujer de calumniarlo en las redes sociales

Por Publimetro

No quiso tener relaciones sexuales con la mujer que lo contrató y, en vez de enviarlo a dormir al sillón, lo mandaron a la calle, a una fría calle en Dinamarca. Eso fue lo que le ocurrió a Phillippe Díaz, oriundo de Calerano y que se encontraba de viaje de “negocios” en ese país europeo, según informó el diario regional La Estrella de Valparaíso. 

El hecho ocurrió el fin de semana pasado, cuando “El Indio Pícaro” -como se le conoce a Phillippe en España, donde está radicado- fue invitado por una mujer de nombre Gricell a Dinamarca. La idea es que este artesano y exponente de danzas tradicionales de Isla de Pascua vendiera sus artículos y animara una fiesta con bailes de Rapa Nui. Ahí empezaron los problemas. La mujer no le habría pagado, lo habría obligado a tener sexo y cuando él se negó, lo habrían enviado a la calle con una temperatura menor a cero grados Celsius.

“Se me insinuaba”, dijo la víctima al medio regional. “Estando su marido danés en el living, ella me molestaba en la habitación en que me estaba hospedando. Fue muy desagradable la verdad, porque yo también tengo una relación estable”, alegó apenado “El Indio Pícaro”. 

“Ella me pagó el pasaje de avión, pero no compró el ticket de vuelta y así me obligaba a hacer lo que me pedía. Llevé mi artesanía y pidió a otra persona que la vendiera”, agregó en la entrevista y precisó que “ella se quedó con el dinero que después supuestamente me lo daría, cosa que nunca ocurrió. Eran indios pícaros, collares de Rapa Nui, atrapasueños; productos que jamás volví a verlos”, aclaró.

“Gicell me tenía prohibido tocar el dinero”, acusó de paso. 

Según su relato, fue tanta la insistencia de parte de esta mujer que él se sintió incómodo y se negó. Ahí desató el enojo de su “jefa” y terminó en la calle. 

“Caminé hasta un río grande que hay en Copenhague, creí que ahí podía quedarme. Pero había un bar cerca y pensé que podía tener Wi-Fi. Como me defiendo con el inglés, me dieron la clave y me comuniqué con unos chilenos que están en Suecia. Me ofrecieron ayuda de inmediato”, señaló. 

Todo se solucionó cuando usó sus tarjetas de créditos para volver a España. No obstante, lo que más le molesta es el trato que recibió de Gricell. “Hay una especie de códigos entre nosotros los inmigrantes: a nadie se le deja en la calle, menos si es en un país tan frío como los de la zona escandinava, porque aquí la gente puede morir en la calle congelada”, precisó.

La mujer, en tanto, no se ha pronunciado al respecto y “El Indio Pícaro” ahora acusa que lo están injuriando en las redes sociales, principalmente en Facebook. “Lleva días escribiendo todo lo malo que puedes inventar sobre una persona”, asegura. 

PUB/JLM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo