Columna de Hugo Tagle: De Auco a Los Andes, 25 años de camino de esperanza

Por P. Hugo Tagle

Este sábado miles de jóvenes de Santiago, Viña del Mar, Rancagua y otras ciudades del centro y sur de Chile se harán al camino al Santuario de Teresita de Los Andes.

En algo más de 27 kilómetros, que incluye una cuesta bajo un sol primaveral, los peregrinos manifestarán su fe y esperanza en un mundo mejor, donde los esfuerzos por ello valen la pena. Sí, un mundo fraterno, unido, en paz, es posible.

Bajo el lema “Comprometidos con Jesús en el mundo”, la Vicaría de la Esperanza Joven convoca e invita a las comunidades de pastoral juvenil de la arquidiócesis de Santiago a caminar para saludar a  Santa Teresa de Los Andes en su Santuario. Ya son 25 años de caminata ininterrumpida.

El peregrino no es un vagabundo que no sabe a dónde va. Tiene un norte: el encuentro con Dios. Y un sentido: llegar a ser una mejor persona que al momento de iniciar la marcha.

Abundan los lugares de peregrinación en nuestra patria. La tumba del padre Hurtado, el santuario del San Cristóbal, Santa Rosa de Pelequén, la Inmaculada de Lo Vásquez. La Virgen de Andacollo en la IV Región. Lugares santos, en que el anhelo de encuentro con Dios, la fe de los hombres, mujeres y niños que los visitan, los han cargado de gracia.

Todo país requiere de lugares así. ¡Debemos cuidarlos como hueso santo! Son el pulmón espiritual de una nación; lugares que oxigenan la vida diaria de Chile. Le dan sentido, consistencia, raigambre y enjundia a nuestra historia. La patria no es sólo una tierra: son tradiciones, himnos, oraciones, sueños vividos por decenas de hombres y mujeres que la fueron hilvanando.

Hacer patria no es tarea fácil. Quizá son aún muchas las cosas que nos dividen. Pero son muchas más las que nos unen. Y la historia espiritual de Chile es elemento insoslayable de ella. Personajes como el franciscano Fray Andresito, el obispo capuchino Francisco Valdés, el padre Hurtado, el padre Esteban Gumucio, y Teresita de Los Andes. Pertenecen a nuestra biografía espiritual.

Si usted no va a peregrinar, camine espiritualmente con los jóvenes. Todos deberíamos hacer una peregrinación santa en la vida. Hay muchos lugares en que la experiencia de Dios es más patente. Búsquelos. Su visita le regalará paz, se sentirá mejor, experimentará esa calma que el ajetreo cotidiano no le permite vivenciar.
Valorará más a quienes tiene cerca, esas características que en el frenesí del día a día no distinguíamos en ellos.

¡Gracias jóvenes peregrinos! ¡Que la caminata de Auco a Los Andes sea una inyección de vitalidad y fe para su vida, sus familias y comunidades! Y que vuelvan fortalecidos para servir mejor a la patria y a los demás.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo