El impacto de la inestabilidad meteorológica en primavera

Por Fabiola Romo

En plena primavera las lluvias nos siguen sorprendiendo. Un núcleo frío en altura afecta la zona norte y centro del país, lo que ha obligado a las autoridades a tomar medidas. En ese contexto, se encuentra con alerta roja la Provincia de Elqui, en la región de Coquimbo, debido a la activación de las quebradas Leiva, El Arenal, El Cebollín y Campana. En la zona, se interrumpió la conectividad de las localidades de Calingasta y San Isidro. Además, hay un desvío en la ruta D-41 hacia Paihuano, en la localidad de Peralillo, según informó el Director Nacional (S) de la ONEMI, Víctor Orellana.

La autoridad explicó que los muros de contención en la región de Coquimbo han respondido bien. Sin embargo, por precaución, en la comuna de Andacollo, el liceo Pedro Regalado Videla y el colegio Nuestra Señora del Rosario decidieron suspender las clases.

Las lluvias podrían comenzar a declinar este martes, cuando el núcleo se desplace hacia Argentina, según la la Dirección Meteorológica de Chile. Respecto a los vientos, principalmente se presentarán desde el sector costero de la región de Coquimbo hacia el norte, con intensidades estimadas entre 40 km. y 50 km. por hora.

El efecto en la fruticultura

La inestabilidad del tiempo mantiene también en alerta a las empresas productoras y exportadoras de fruta, que aún están evaluando los daños producidos en las cosechas de frutas en desarrollo como paltas, arándanos y cítricos y aquellos cultivos en floración o brotación, tales como cerezas, frutas de carozo, uva de mesa, manzanas y peras.

“Las condiciones climáticas de la actual primavera han sido muy variables, con precipitaciones, una mayor humedad relativa, menores temperaturas medias, granizadas dispersas en varias zonas, nieve en zonas productoras del norte y en la pre-cordillera de varias regiones, especialmente en los huertos de uva de mesa de la Cuarta Región, todos fenómenos que aún no pueden evaluarse cuantitativamente en su total magnitud, dado que los pronósticos meteorológicos señalan que muchos de estos eventos ocurrirán hasta mediados de diciembre”, comentó el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile (ASOEX), Ronald Bown.

En este escenario, suben las mermas de las cosechas proyectadas, brotaciones no uniformes en frutales más tardíos y, en general, se da un mayor costo para los productores, debido al control de la fitosanidad de las plantaciones. Sin embargo, las precipitaciones primaverales son bien recibidas por quienes se dedican a la agricultura en la Región de Coquimbo. Las lluvias han superado en más de 100 milímetros a las registradas el año pasado,  con lo cual se espera que los reservorios de agua existentes alcancen al menos para los próximos dos años.

El impacto en la salud

Las bajas temperaturas pueden producir efectos nocivos en la salud para quienes tienen debilitado su sistema inmunológico. Pero además de la gripe, que afecta especialmente a los niños y ancianos esta primavera lluviosa extiende la temporada de alergias. Congestión nasal, estornudos, ardor en ojos y de garganta son algunos de los síntomas que ellas provocan. Según Jimena Cevo, otorrinolaringóloga de Clínica Ciudad del Mar, la rinitis alérgica al verse expuesto el sistema inmunológico a ciertos aeroalérgenos  como ácaros del polvo, polen y especies arbóreas se inflama la capa interna de la nariz (mucosa nasal), provocando secreción, estornudos, picazón y obstrucción.

“En el paciente con rinitis alérgica, este conjunto de síntomas aparece de manera intermitente o persistente en distintas épocas del año, con complicaciones como los trastornos en la respiración bucal, conjuntivitis alérgica y sinusitis aguda o crónica”, señala la especialista.

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo