Gestor de Baby Vamp vuelve a Chile con polémico desnudo en la Catedral de Santiago

Radicado en París, pasó de enfrentarse con políticos en televisión a ser aclamado por la vanguardia europea. Acá, y en extenso, su historia al desnudo y sin censura, tal como su obra.

Por Víctor Jaque O.
“Tenía lo que quería en Chile”

Luizo Vega cuenta que en la época de la performance que lo lanzó a la fama en nuestro país “producía las fiestas Tecno Fashion en el Tantra con Katyna Huberman, Ruben Campos, Tonka Tomicic, entre muchísimos otros, acababa de filmar una pelicula con Pepe Maldonado, producia las portadas de Primera Fila de LUN, vivia en una casa preciosa y ademas estaba listo para protagonizar Dracula en teatro!. Yo ya tenía lo que quería en Chile. Baby Vamp fue un proyecto más en ese momento que se hizo gigante y explotó despues de la pelea con el ex alcalde. Nunca hubo nada premeditado, simplemente tenía que suceder”.

La bicicleta, el perro y un joven rubio

En el 2014 por ejemplo, participé de la exposición “Heros” de los legendarios artistas Pierre et Gilles en la Galeria más exclusiva de Paris. Mi retrato como “Prometheus” se vendio en 120 mil euros, en la fiesta posterior estaban todas las estrellas de Francia, un nivel máximo de sofisticación y después regresé a mi casa en bicicleta justo a tiempo para sacar a pasear a mi perro antes de dormir (…) No tengo limites ni inseguridades. Trepo edificios, me enfrento a cualquier sistema, no tengo temor ni inseguridad en absoluto. Y si tuviera que definir al personaje (a Luizo) diría que es un artista por derecho, que se ganó su título a fuerza de sacrificios y trabajo. Y también diría que su causa es noble, porque defiende ideales como la libertad, la igualdad y la vida naturista. Reconozco que muchas veces he odiado a Luizo Vega y la versión con el pelo rubio no me gusta nada, pero ahora nos llevamos muy bien”

Luis Guillermo Guzmán de la Vega fue -hace 13 años- el cerebro de uno de los actos artísticos más provocadores en un Chile que daba sus primeros pasos de apertura moral, aunque quizás, el real responsable tras Baby Vamp fue su alter ego, Luizo Vega, quien enfrentó (según su propia confesión) críticas que logró perdonar pero sin olvidar hasta hoy.

En diálogo con Publimetro, revive desde París esa historia, su camino artístico y el regreso que prepara para diciembre, relatado casi como una declaración de guerra: “Voy a filmar escenas para mis próximas películas y producir performances muy potentes. Para mi proyecto ‘Naked’ posaré desnudo en el altar de la Catedral de Santiago”.

– Aún se vincula su nombre al incidente con Pedro Sabat. ¿Ese episodió quedó en el olvido?

– Mi experiencia con el corrupto ex alcalde me marcó para siempre, principalmente por haber sido acusado y no poder defenderme (de) acusaciones que jamas fueron comprobadas porque fueron falsas. La sensacion de impotencia me traumatizó durante años hasta que logré convertirla en energía creativa. Tuve que aprender a perdonar, pero no olvido, y se que un día tanto él (Sabat) como Piñera pagarán por lo que nos hicieron. Con Fernanda nunca fuimos criminales, no nos merecimos el trato que recibimos. Si la sociedad chilena supiera lo que tuvimos que pasar (…) Nadie se imagina el infierno que vivimos durante los meses posteriores a mi enfrentamiento con este sujeto.

– ¿Cómo fue la reacción de la calle a Baby Vamp?

– Era genial. Todavia recuerdo los primeros paseos cuando casi no había prensa. Siempre hablamos de eso con Fernanda, de cómo convirtieron algo fresco y natural en algo perverso y degenerado. Antes de la performance hablé con el jefe de Policia y me aseguró que al tener ella 17 años y medio ya no era menor de edad para la ley pero que era mejor si su madre firmaba una autorización. Nunca pensé en explotarla para hacerme famoso, yo ya tenia todo lo que queria en Chile en ese momento.

– ¿Qué provocó su trabajo junto a Fernanda?

– Comenzó con la gran Patricia Rivadeneira, siguió con Daniella Tobar y culminó con Baby Vamp. Son los tres símbolos de la liberación chilena, de la apertura a un nuevo período. Después llegó (Spencer) Tunick, pero con todo el apoyo politico del presidente Lagos, el Museo y la prensa. El fue a lo seguro, no tomó ningún riesgo. La verdadera revolución cultural la hicimos con Vicente Ruiz, Pedro Lemebel y las musas. Por otro lado, Baby Vamp trascendio e inspiro a grupos feministas como Pussy Riot, Femen y Free the Nipple. Estos movimientos surgieron casi una década después y todas hacen prácticamente lo mismo. La gente no sabe, nunca se ha hablado y creo que deberian estar orgullosos de que algo que surgió allí se haya convertido en una movida internacional.

– ¿Quién es en realidad Luizo Vega?

– Es mi principal creación artística, un alter ego que se atreviera a hacer cosas que yo no. Comenzó 1999 y ha ido mutando de un punk que revolucionaba Buenos Aires y Santiago a ser invitado por el Museo del Louvre a posar desnudo con las esculturas de Miguel Ángel. No puedo dejar de sorprenderme, nunca me imaginé que llegaría a ser entrevistado por el New York Times o que mis películas se proyectarían en festivales. Sigo siendo el mismo que creció en Cordoba pero Luizo tiene vida propia. La gente que me conoce sabe que soy un hombre muy solitario y tranquilo. Vivo en una casa con jardín y pájaros libres, pero cuando interpreto a Luizo me transformo y puedo posar desnudo en el Vaticano o crucificarme realmente en un desierto de sal.

– Tras “Chile en Llamas”, ¿siente que nuestro país está preparado para su retorno?

– Tengo miles de seguidores que me envían muchísimos mensajes a mis Facebooks y web sites. Ellos están más que preparados y a la espera. Lo que sí creo que será genial es brindar una extensa entrevista televisiva repasando toda mi carrera en fotografías y videos. Tengo tanto material inédito que estoy seguro que la audiencia va a estar muy exitada. Imagínate ver 15 años en una hora de programa.

– ¿Qué es ser artista en Europa?

– He pasado por todas las etapas, desde llegar con tres euros y sin hablar francés hasta ser invitado por David Lynch a proyectar mis peliculas en su cine privado y te aseguro que ser sudamericano no es ninguna ventaja, todo cuesta el doble o el triple. Las oportunidades realmente te las tienes que ganar. En Europa tuve que comenzar de cero, dediqué los tres primeros años a estudiar cine, fotografía, historia del arte, idiomas, teatro, danza y acrobacia. Comprendí que mi única oportunidad de triunfar era ser realmente bueno en lo que hiciera. Finalmente a partir del año 2010 comencé a trabajar con La Fura del Baus en Barcelona, con LaBruce en Berlín y por mi lado realicé cientos de performances e intervenciones urbanas.

– La Iglesia Católica y la clase política (no sólo en Chile) son ampliamente cuestionadas actualmente, ¿Por qué ocurre?

– De los políticos no hay nada nuevo que decir, son la representacion de lo peor del ser humano: ambicion, la mentira, egoismo, manipulacion. Solo rescato al presidente de Uruguay que al menos, hasta el momento, demuestra ser una persona íntegra y sencilla. Con respecto a la Iglesia Catolica el tema es mas complejo, porque la vida espiritual de las personas es algo muy íntimo y muy puro que no quisiera ofender. Yo tengo mi posición tomada y es muy combativa, pero entiendo que hay personas que creen desde el corazón y prefiero ser respetuoso, pero dentro de mi universo creativo ya es otra cosa.

– ¿Queda algo por aprender?

–  Me considero un artista en constante evolución. En Diciembre estreno “The Material Boy”, donde interpreto al “hijo bastardo de Madonna”. Creo que dentro de mi línea es lo máximo a lo que se puede aspirar en Europa, pero siento que recién comienzo, que puedo hacerlo mucho mejor. Si tengo un rodaje no como durante cinco días, si tengo que boxear repito las tomas hasta quedar sangrando. No conozco el término medio. Y con respecto a aprender, sin duda me falta aprender a estar en pareja, es un tema pendiente para mí. Curiosamente mi gran amor fue un médico chileno al que amé profundamente pero que nunca volví a ver. He tenido muchas aventuras y romances, me casé en España, me separé y ahora soy un soltero cuarentón. Pero me encantaría enamorarme y aprender a amar y ser amado. El amor es el gran arte finalmente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo