Nueva norma sobre ascensores elevará valor de los gastos comunes en edificios

En Chile hay 22 mil ascensores, desde sistemas de última generación hasta montacargas simples, de los cuales cerca del 25% tienen alrededor de 20 años de antigüedad.

Por Nathaly Lepe

Antes de fin de año la Contraloría General de la República debiera emitir el dictamen en el que establecen los cambios a la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, que contiene una serie de cambios en materia de control, prevención y seguridad en los ascensores. Una modificación a la actual normativa que, entre otras cosas, aumenta las multas por falta de mantención de los ascensores. 

Este cambio en particular implica no sólo la certificación anual de los ascensores, sino también tendría acompañado una mantención mensual y obligatoria a cada uno de estos aparatos. Una situación que indudablemente va en la línea de resguardar la seguridad de los usuarios, evitando que se repitan los accidentes graves que cada cierto tiempo se reportan. 

No obstante, la medida tendrá un impacto en los copropietarios de los edificios, debido al costo de la mantención.  

“La normativa lo que está contemplando es elevar los estándares de seguridad, por tanto lo que considera es que todos los ascensores van a tener que certificarse en un plazo de uno o dos años y mantenerse obligatoriamente de manera mensual”, explica el subsecretario de Vivienda, Jaime Romero. 

Y es esta mantención mensual la que monetariamente afectaría a los copropietarios, por el impacto en las cuotas mensuales de gastos comunes que se verían incrementadas. 

Sin embargo, la autoridad explica que el costo es menor considerando el factor seguridad que imprimiría en los edificios que exista una mantención obligartoria. 

“Nosotros hemos estimado que la mantención de un ascensor promedio en un área metropolitana, estamos hablando de un edificio de 25 pisos con 6 u ocho departamentos por piso, el costo de manutención mensualmente va a ser de alrededor de las 4 o 5 UF, razón por la cual el impacto que tendría en el aumento de los gastos comunes de la familia no debiese superar los mil quinientos a dos mil pesos mensuales por ascensor que se mantengan”. 

Por lo mismo, Romero llama a las personas a asumir esta responsabilidad y “mantenerlos y hacer esta inversión en seguridad que finalmente va a proteger a su familia y a todas las personas que los vayan a visitar”. 

Otros cambios 

Junto con esta iniciativa, la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción considera además la elaboración de un elemento nuevo, la simulación de tráfico de ascensores, que se transformará en una condición para la entrega de nuevos permisos de edificación. 

Esta simulación de tráfico, según relata el subsecretario de Vivienda, “permitirá ver cuál va a ser la carga que van a tener los ascensores, las características de la cabina, la cantidad de personas que va a transportar y la cantidad de kilos que va a resistir y esa simulación tiene que garantizar un tráfico optimo de personas al interior del edificio”. 
 
“El estudio tiene que dar un resultado que queda en la norma, por ejemplo, si pensamos en un edifico de servicio de salud, la simulación de tráfico tiene que dar como resultado dos tipos de resultados, que el tiempo promedio máximo de espera desde que yo presiono el botón, no puede ser superior a 40 segundos hasta que este llega donde estoy y el tiempo máximo dentro del edificio tiene que ser de 100 segundos si estoy por sobre esos valores com el proyecto que yo tengo, modifico el proyecto o tendré que incorporar un segundo o tercer ascensor para poder garantizarle a las personas, el traslado en esos tiempos que son tolerables de espera y no lo que ocurre en algunos edificios en los que algunas personas esperan hasta 15 minutos para poder abordar un ascensor”. 

Adelantarse a la norma 

Considerando que esta normativa debería entrar en vigencia el 2016, la empresa Schindler, decidió reforzar sus protocolos de seguridad en beneficio de sus tres millones de usuarios en Chile. 

Al respecto, el gerente general de la empresa, Miguel Campos, comenta que la idea es tener un mayor control del funcionamiento antes de la instalación, generado protocolos de seguridad más estrictos para tener mayor seguridad de funcionamiento de escaleras mecánicas y ascensores. 

Sobre los cambios en la ordenanza, el ejecutivo postula que “en la medida que esta nueva Ordenanza establece en forma obligatoria la periodicidad de este mantenimiento, sumado a hecho que también ya se ha dispuesto quiénes y qué preparación deben tener los que ejecutan este trabajo, lo que se está logrando es dar un importante paso en la dirección de evitar que los usuarios de este importante medio de transporte estén expuestos a algún accidente”. 

Finalmente, Campos entrega una serie de medidas de seguridad que los usuarios deben conocer en momentos de emergencia. “Lo primero es mantener la calma y contactarse a través del intercomunicador con la Conserjería o Sala de Control del edificio. No intentar abrir puertas o tratar de salir por sus medios. Esto puede llegar a ser muy peligroso. Debe esperar ser rescatado por las personas que están entrenadas para eso, que normalmente es personal del propio edificio el cual debe seguir un procedimiento sencillo que permite nivelar la cabina con el piso y posteriormente abrir las puertas. En algún caso más complejo, es recomendable requerir y esperar la presencia de un técnico especialista en ascensores”. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo