Josefina Errázuriz: "Creo en milagros de una persona que entrega su vida por los demás"

Ferviente seguidora, estuvo en el Vaticano hace diez años donde leyó escritos del sacerdote frente a miles de personas.

Por camila albertini

“La justicia es una verdad fundamental, pero impopular. Hay muchos que están dispuestos a hacer la caridad pero no se resignan a cumplir con la justicia. La verdadera caridad comienza cuando termina la justicia”.
 
Hace diez años, Josefina Errázuriz leía estos escritos del sacerdote Alberto Hurtado en la plaza San Pedro, en el Vaticano, ante miles de personas por el día de su canonización. “Fue una emoción tan grande que pensé que se me cortaría la voz”, asegura.
 
Errázuriz lleva más de 30 años conformando parte de las Comunidades de Vida Cristiana, CVX,  de corte jesuita. Antes de eso, integró un grupo de espiritualidad ignaciana. Y es que ella afirma, su relación con el santo nace por una herencia familiar: su padre organizaba retiros con el sacerdote y su tía trabajaba junto a él en el Hogar de Cristo.
 
Esta ferviente seguidora, recuerda que, si bien el sacerdote era muy querido por la gente, también tuvo sus detractores en aquellos años.
 
Un ejemplo, fue cuando el santo publicó el libro “¿Es Chile un país católico?”, que causó un gran revuelo en la sociedad.
 
“Provocó un gran estremecimiento entre la clase conservadora porque era como una denuncia. Hablaba de si los católicos éramos católicos de verdad y que Jesús estaba en los pobres”, recuerda Errázuriz.
 
Pero sus vetas eran diversas: así como era común verlo yendo a buscar niños que vivían bajo los puentes, este abogado con un doctorado en educación de la Universidad de Lovaina atrajo a muchos universitarios con sus más de docena de libros. Además, fundó un movimiento sindicalista cristiano.
 
Entre todas sus vetas y su marcada gestión social, lo llevaron a no ser siempre fue un hombre aceptado, sin embargo, dedicó su vida a los pobres, ya que “él veía en ellos a Cristo”.
 
En esa misma línea, es que esta creyente es enfática al decir que “no creo en los milagros de curaciones, yo creo en los milagros de una persona que entrega su vida por los demás, eso encuentro que es un milagro de Dios. Y eso lo hizo el Padre Hurtado”.
 
Por eso, para Errázuriz cobra gran importancia y necesidad que su huella continúe, como lo ha hecho la revista Mensaje y el Hogar de Cristo, ambas obras fundadas por él y que siguen hasta hoy.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo