Fernando Montes: "Es una persona tan completa que es un regalo para el país"

El sacerdote jesuita y rector de la Universidad Alberto Hurtado repasó su cercanía con el santo.

Por camila albertini

“Es misión de la Universidad hacer realidad los sueños del Padre Alberto Hurtado para formar personas integrales y una sociedad más justa”. Así describe el sacerdote jesuita Fernando Montes el objetivo central de la casa de estudios de la cual es rector.
 
En la misma línea, Montes recuerda que el Padre Hurtado decía décadas atrás que “la universidad debe ser el cerebro del país, donde se investiga, se planea y se discute cuanto dice relación al bien común”.
 
Agrega, que la Universidad, que lleva el nombre del santo, se define como una casa de estudios con vocación de servicio público y de la que se enorgullece porque es “tal vez la más integradora del sistema; representamos gente que viene desde el primer hasta el último decil, porque es muy fácil tener una universidad para los más pudientes o los más pobres”.
 
En cuanto a qué fue lo que llevó a Fernando Montes a seguir los pasos de Hurtado, cuenta que al ser ignaciano desde muy pequeño observó y escuchó al sacerdote.
 
Uno de los impactos más grandes que dejó en el rector fue lo que provocó su muerte en la sociedad. “Cómo diarios, revistas, radios, todos los días daban cuenta del deterioro de su salud, hasta que el Padre supo que era terminal y pidió que no cerraran las puertas para que la gente pudiera verlo”, recuerda Montes.
 
Desde entonces que la visión que tenía el rector del santo se amplió más aún. “Para mí, es una persona tan completa, tan atractiva, que creo que es un regalo para el país”, especifica.
 
Esto, ya que si bien Hurtado fue un abogado con un doctorado en la Universidad de Lovaina, y una persona de gran culto e intelectualidad (escribió más de una docena de libros), “no vivió en las nubes, sino que aterrizó los problemas de la sociedad y en ese sentido es un modelo para nosotros”.
 
En este décimo aniversario, el rector recuerda que en 2005 se encontraba en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, con mucha emoción por el hecho de “que un chileno como yo que he compartido sus ideales estuviera allá y ver sus imágenes colgadas desde los altares”.
 
Montes también dirigió la revista Mensaje, fundada por el sacerdote Alberto Hurtado y que funciona hasta la actualidad. En ella han escrito los principales intelectuales y políticos de Chile, como la poetisa Gabriela Mistral.
 
“(La revista), uno de sus grandes legados, fue una gran defensora de los derechos humanos y logró sortear el período de la dictadura”, agrega.
 
En la actualidad, Montes señala que son pocos quienes tienen la irradiación, la inteligencia, el peso social que transmitía Alberto Hurtado.  
 
“En los 500 años que tenemos de cristianismo en Chile, sólo hay dos santos, entonces no es algo que se dé  todos los días; pero a Dios gracia su huella sigue y Dios quiera que se pueda conocer mejor”, concluye el también sacerdote jesuita.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo