Columna Ernesto Silva: El país que yo quiero

"¿Qué es lo que queremos? ¿Cuál es el Chile que queremos? ¿El que quiere la Presidenta y que se ha traducido en un conjunto de reformas que generan amplio rechazo en los chilenos? ¿O un Chile donde tengamos libertad de elegir sobre nuestro futuro y el de nuestros hijos?"

Por Ernesto Silva

Si analizamos la forma de gobernar de la Presidenta Bachelet, podemos observar que su visión de país es diferente a lo que quieren la mayoría de los chilenos.

Con cada uno de sus actos y reformas, la Presidenta nos dice: La educación que ella quiere, la forma de hacer empresa que ella quiere, el estado de inseguridad en la Araucanía que ella quiere, las paralizaciones en el Estado que ella acepta. Además, nos señala el Contralor que ella quiere, el Fiscal que ella quiere. Y como si esto fuera poco, ahora nos dice el proceso constituyente que ella desea y las elecciones que ella quiere.

Por eso, los chilenos nos debemos preguntar: ¿Qué es lo que queremos? ¿Cuál es el Chile que queremos? ¿El que quiere la Presidenta y que se ha traducido en un conjunto de reformas que generan amplio rechazo en los chilenos? ¿O un Chile donde tengamos libertad de elegir sobre nuestro futuro y el de nuestros hijos?

¿Un Chile con las instituciones fiscalizadoras al gusto de la Nueva Mayoría? ¿O con una Contraloría y una Fiscalía autónomas e independientes, que no estén manipuladas por la política?

¿Un país con la Constitución que quiere Michelle Bachelet? ¿O una nación con la Constitución que realmente necesitamos para vivir el presente y enfrentar el futuro unidos?

¿Y con las elecciones que quiere la Presidenta Bachelet? ¿O con elecciones libres de toda intervención del gobierno?

Estoy seguro que el Chile que usted quiere es diferente al que quiere la presidenta. Y también estoy seguro, que el primer cambio que hay que hacer es exigirle al gobierno que renuncie a la irresponsabilidad que ha planteado de un proceso constituyente lleno de incertidumbres y sin contenido. Pensar que una nueva Constitución fruto del proceso constituyente que propone el gobierno creará mejores instituciones y mayor estabilidad es simplemente una mentira.

Una cosa es plantear una propuesta de reforma a la Constitución y convocar a debatir sobre ella. Eso es una buena y legítima idea. Pero la Presidenta no hizo eso. No nos dice qué contenido quiere para la Constitución, sino que convoca a un proceso constituyente propio de los peores ejemplos que hemos visto en países latinoamericanos dominados por el populismo irresponsable.

Muchos chilenos han apoyado la idea de una nueva Constitución porque sueñan que se solucionen muchos problemas de su realidad. Pero la verdad es que una nueva constitución NO va a solucionar los problemas de los ciudadanos.

No a terminar con las listas de espera. No va a terminar con la inseguridad y los portonazos. No va a generar más empleo y crecimiento.

Al contrario, el proceso constituyente que quiere la presidenta, para hacer la constitución que quiere la izquierda, va a paralizar el país aun más porque aumentará la incertidumbre.

¿El proceso constituyente es un engaño? En mi opinión la respuesta es sí. Porque tiene como objetivo único, contaminar las elecciones que se vienen en 2016 y 2017, no quiere de verdad mejorar la Constitución actual a través de cambios que la adecuen al futuro.

Por eso, probablemente al igual que usted, yo no quiero el Chile que quiere la Presidenta Bachelet.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo