¿Sabes qué hacer si estás siendo víctima de acoso sexual en el trabajo?

La imagen de una conductora mexicana siendo acosada por un compañero de labores en televisión dio la vuelta al mundo. Te damos los pasos a seguir si te ves envuelta o envuelto en una situación similar.

Por Fabiola Romo

A veces las bromas entre compañeros de trabajo pueden pasarse de la raya. Sin embargo, es cada persona la que pone los límites. Si te sientes invadido con algunos comentarios, si te tocan de una manera incómoda o te ofrecen cualquier cosa relacionada con el trabajo a cambio de alguna “salida” ¡Cuidado! Estás frente a un acosador sexual.

En este tipo de acoso caen las tocaciones, los roces, las cosas que se dicen. “No es solamente el hecho de pedir tener relaciones sexuales. Es grave, pero lamentablemente nuestro sistema no establece las garantías necesarias para darle real protección a la víctima”, sostiene el abogado laboral y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Andrés Bello, Anderson Weldt.

¿Qué dice la inspección del Trabajo?

La persona víctima de acoso sexual debe hacer llegar su reclamo por escrito a la empresa, establecimiento o servicio en que trabaja o a la Inspección del Trabajo. El empleador que recibe la denuncia puede optar entre hacer directamente una investigación interna o, dentro de los 5 días siguientes a la recepción de la denuncia, derivarla a la Inspección del Trabajo, la que tendrá 30 días para efectuar la investigación.

La investigación interna efectuada por el empleador, debe realizarse en un plazo de 30 días, de manera reservada, garantizando el derecho a que ambas partes sean escuchadas. Una vez concluida la investigación, los resultados deben enviarse a la Inspección del Trabajo. Si la denuncia fue hecha por el afectado – hombre o mujer – o derivada por el empleador a la Inspección del Trabajo, ésta debe efectuar una investigación en los mismos términos descritos. Finalizada la investigación se le comunican los resultados al empleador y, de haber comprobado la existencia del acoso sexual, se le sugerirá adoptar medidas concretas.

Si se comprueba el Acoso Sexual, el empleador debe aplicar las medidas o sanciones que correspondan dentro de un plazo de 15 días de terminada la investigación interna o desde que se le hayan comunicado los resultados de la investigación efectuada por la Inspección del Trabajo.

Lo que correspondería entonces, es el despido del trabajador o trabajadora cuando se ha comprobado su condición de acosador, sin derecho a indemnización, ya que se ha incorporado el acoso sexual como causal de despido (Art.160, N°1), explica el abogado de la Escuela de Derecho de la Universidad Santo Tomás, Juan Andrés Muñoz.

Medios de prueba

El acoso sexual no es fácil de acreditar. Por eso, el abogado Anderson Weldt recomienda que una vez sucedido el hecho la víctima deje inmediatamente una constancia en Carabineros y, posteriormente, acuda a hacer la denuncia ante la inspección del trabajo. Luego, si va a iniciar un procedimiento de tutela laboral, reclamando la vulneración de sus derechos fundamentales, no olvide recopilar la mayor cantidad de pruebas posibles: mensajes de texto, correos electrónicos, testigos y otros medios probatorios le servirán en el tribunal.

¿Cómo enfrentar al agresor?

El acoso sexual puede afectar a una persona tanto en la búsqueda de trabajo, como también en el desarrollo del mismo. “La persona se ve perturbada en el desarrollo de su carrera y a veces se le condiciona a estas solicitudes para un ascenso. Pero debe saber que no está sola. Hay una ley que ampara a la víctima y en el trabajo debería haber un comité ético que evalúa e investiga estas situaciones”, aconseja el sicólogo de Vidaintegra Fernando Marchant.

Además, si ha enfrentado un acoso sexual, recuerde que hay Centros de la Mujer que proveen atención gratuita, tanto sicológica como legal y agrupaciones que pueden prestarle el apoyo necesario. Igualmente, las recomendaciones del especialista de Vidaintegra, para rayarle la cancha al agresor son: imponerse frente a requerimientos inapropiados, no mostrar pánico ni deseperación y no verse débil ante él.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo