Columna de Lily Pérez: Partidos políticos de espaldas a Comisión Engel

Por lily pérez

Y la historia dice así…
Durante años un sistema con muchos vacíos y vicios permitió que algunos de los que estaban llamados a legislar, fiscalizar y representar a todo un país, pudieran torcer y romper la ley a niveles nunca imaginados.

Diversas campañas políticas fueron financiadas con una sincronía nunca antes vista y con una complicidad pocas veces experimentada en política. Varios casos, diversos correos electrónicos y millones de pesos componen una sinfonía de fraudes, engaños y delitos que hasta el día de hoy sigue sonando en el oído de todas las chilenas y chilenos.

Este sistema, que podríamos considerar como el “aval” de los ilícitos cometidos, no es fruto de la coincidencia o de un acto fortuito. A diferencia del fuego, el sistema político-legal chileno (y el de cualquier otro país del mundo) no fue descubierto, sino que como la rueda, fue creado. Fue construido por varios actores políticos (muchos de estos miembros cúpulas de los partidos tradicionales) que llegaron a ser representantes populares bajo el alero de un partido político. Partidos que hoy están bajo el ojo del huracán.

Estos partidos, una vez destapada la olla hicieron lo que muchos suponíamos que iban a hacer. Dejarían que la “justicia actúe”, evitando declaraciones para “no obstaculizar los procesos investigativos” y se pondrían a disposición “de todos los organismos que requieran de su cooperación con tal de solucionar este problema que mancha a la política nacional”.

Estos eslogans, sacados de un manual básico de comunicación, son comúnmente usados por gente que conoce el sistema y saben que ya sea por el fuero que tienen o el poder que ejercen, probablemente podrán pasar años antes que sean requeridos por la justicia.

Sin embargo algo pasó en nuestro país. Frente a la altísima presión ciudadana, parte del poder político cedió y entendió que tapar el sol no sólo era una mala idea, sino que era imposible. Surgió una comisión que tenía como misión principal hacer un diagnóstico profundo sobre la situación de probidad y transparencia que estaba viviendo nuestro país, y sobre el mismo, generar propuestas para mejorar la situación y eliminar toda falencia que lo permitiese.

Muchos de estos partidos políticos aplaudieron la iniciativa. Llenaron de flores la idea y corrieron detrás de todos los medios para decir, nuevamente, que la recién creada Comisión Engel contaría con todo el apoyo posible. Que en ambas cámaras las propuestas tendrían todo el apoyo del mundo. “Todo sea por Chile”, “limpiar el nombre de la política es trabajo de todos” o “nos debemos a la gente” fueron los nuevos clichés.

Pero algo pasó. Algo que ninguno de los autores de los eslogans y clichés se imaginó sucedió. La comisión liderada por el increíblemente apto y destacado economista Eduardo Engel, hizo un certero diagnóstico, un increíble análisis y propuso medidas extremadamente eficientes para eliminar algo tan necesario (pero hasta entonces ya muy acomodado) como el enriquecimiento ilícito en política.

Habiéndose acabado los clichés, los partidos, en su gran mayoría, decidieron pasar del dicho al hecho, y le han dado la espalda a la comisión Engel. En el Congreso los proyectos están entrampados. Para algunos partidos en el Parlamento es más importante lograr financiamiento público sin reinscripción de sus militantes que avanzar en medidas pro probidad.

Pero la historia, por suerte, no termina aquí. Existimos quienes nos oponemos a estas trabas y apoyamos el trabajo de una comisión que ha entregado a nuestro juicio medidas eficaces contra los innumerables fraudes que hoy conocemos. Somos muchos los que representamos los intereses de millones que no quieren darles la espalda a abusos que durante décadas fueron tapados por conglomerados que más que partidos parecen cofradías.

Somos muchos los que independiente de las presiones de los partidos tradicionales iremos siempre de frente, sin clichés, sino que con hechos. Nuestro apoyo frente a las medidas propuestas por la comisión Engel está ahora y estará siempre.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo