Columna de Hugo Tagle: Noviembre revuelto

Por P. Hugo Tagle

Harto revuelto comenzamos noviembre. Quiero solidarizar con los miles de chilenos que han perdido tiempo en las eternas colas ante el Registro Civil. Digamos las cosas como son: el paro del Registro civil es ilegal e injusto. Lo sabemos todos. Ellos también. Es un servicio público que debe funcionar siempre.

Se comprende la huelga en la empresa privada, pero no así en un servicio que es de todos. Con exigencias desmedidas entramos en una dinámica autodestructiva que nos hace mal como país. Perdemos todos. Sobre todo, los más pobres. El Estado -que lo somos todos- no es una caja pagadora de fondos infinitos. Debemos administrar bien lo que tenemos y ser responsables. Es de esperar que en estos días se solucione el problema, se vuelva al trabajo y se atienda a los usuarios como lo merecen.

Y sobre la colusión del confort. La verdad nos hace libres. Hay que alegrarse de que las instituciones funcionen y se descubran estas artimañas. Que se castigue a los culpables y se nos indemnice a los chilenos de alguna forma. No hay que engañar a nadie. Pero es más feo si es entre compatriotas.

Se dio el puntapié inicial a la campaña de la Teletón 2015. Una noble iniciativa que, bien dice el lema, “La hacemos todos”. Una maravillosa idea de servicio a un segmento de la población históricamente abandonado.

Lo mejor de la Teletón es que nos obligó a tomar conciencia sobre el respeto a los minusválidos, a personas con capacidades diferentes, e integrarlos mejor en la vida cotidiana. Aún falta. Veo día a día la lucha de muchas personas en silla de ruedas, con dificultades motrices, para hacerse un espacio en buses y calles. Falta su integración en la vida normal, en las relaciones sociales, como un amigo más ¿Tiene un familiar o amigo minusválido? ¿cómo lo trata? ¿hay algún empleado en su oficina o empresa con alguna discapacidad? Son buenas preguntas de cara a la próxima Teletón. Tanto como la ayuda material, importantísima, es el cambio de mentalidad y acoger mejor a quienes se sienten desplazados.

El próximo domingo 8 el mundo cristiano comienza el mes de María, que termina el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción. Una oportunidad para hacer un espacio al mundo religioso en nuestros hogares y familias. Nos hace bien la fe. Nos hace bien tener un cable al mundo religioso, cualquiera sea éste. Cada vez estoy más convencido de que si Chile fuera más creyente, practicara un poco más su fe, la viviera más, seríamos un mejor país, más feliz y unido.

A ver si terminamos el mes mejor que lo empezado. La Santísima Virgen será una buena aliada para ello.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo