Donación de órganos en Chile: conoce los mitos que debemos derribar

"Para motivar a los chilenos a donar órganos, necesitamos crear una cultura de la donación", aseguró la presidenta de la Corporación Nacional de Trasplante, Ana María Arriagada.

Por LUCÍA DÍAZ

En el marco de la petición de la Sociedad de Transplantes de Chile y los parlamentarios PPD, Daniel Farcas y Miguel Alvarado, de motivar a los chilenos a donar sus órganos, como también de modificar la normativa vigente en la materia, resulta fundamental conocer los mitos que existen en torno a la donación de órganos en nuestro país.

El escenario no es muy alentador, si consideramos que en los últimos meses se ha detectado una caída del 50% en la tasa de donación. Además, según lo informado ayer por el vicepresidente de la Sociedad, José Manuel Palacios, la cifra de chilenos que se encuentran en lista de espera para recibir un órgano asciende a 1.500 personas. De esta manera, según aproximacines del Minsal, por cada millón de habitantes en Chile, sólo existen 7 donantes. 

Al respecto, la presidenta de la Corporación Nacional de Trasplante, Ana María Arriagada, señaló que “para motivar a los chilenos a donar órganos, necesitamos crear una cultura de la donación”. Al mismo tiempo, puso énfasis en el rol de las autoridades, puesto que falta “fortalecer la institucionalidad desde el Estado, el Ministerio de Salud tiene que asumir un rol permanente y debe articular el trabajo con otros ministerios”, comentó.

Mitos que debemos derribar 

  • La gente suele creer que si es donante, los médicos la van a dejar morir.

La doctora explica que este corresponde a un mito fácil de derrumbar, sólo es necesario aclarar el momento en el que se plantea la donación. Es importante informar que la donación nunca se plantea en un servicio de urgencia, sino que es discutida por un equipo de médicos especialistas, quienes determinan que ya no queda nada más por hacer.

“Sólo en esa oportunidad, se plantea certificar el diagnostico de muerte cerebral, que por ley debe hacerlo al menos un doctor de neurología y en ningún caso, un médico que participe en trasplante”, aseguró.

  • La lista de espera considera como prioridad a personas de poder o con plata.

Suele existir la idea que los donantes son Fonasa y los trasplantados provienen de una Isapre, creencia errónea, ya que según Ana María, “éstos guardan la misma proporción, solo que se confunden cuando un paciente afiliado al sistema público de salud es trasplantado en una clínica particular, medida que se toma cuando los hospitales no cuentan con los recursos necesarios”. 

  • El cuerpo podría quedar en malas condiciones.

La presidenta es enfática en señalar que la cirugía de extracción de órganos se hace en forma absolutamente protocolizada y con el mayo respeto posible. El equipo siempre se esmera en entregar el cuerpo a la familia en las mejores condiciones”.

PUB / LD

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo