Crisis de refugiados: Eslovenia refuerza su frontera con Croacia

"La frontera seguirá abierta, pero controlada", dijo Miro Cerar, primer ministro esloveno, quien alegó motivos de seguridad como argumento para esta medida.

Por efe

Eslovenia ha decidido instalar “barreras técnicas temporales” en su frontera con Croacia como respuesta a la incesante llegada de refugiados procedentes de Oriente Medio, anunció hoy el primer ministro, Miro Cerar, que aclaró que esta medida no supone un cierre fronterizo.

El jefe del Ejecutivo no descartó construir una valla para poder controlar mejor el flujo migratorio que pasa por la ruta de los Balcanes, desde países de Oriente Medio hacia Europa Occidental, según recogió la agencia STA.

“La frontera seguirá abierta, pero controlada”, dijo Cerar, que especificó que esas barreras se colocarán en “zonas concretas de la frontera”, aunque argumentó cuestiones de seguridad para no dar detalles sobre cuándo o dónde se colocarán esos obstáculos.

“Como ser humano me resulta difícil decidir la instalación de esas barreras técnicas. De ninguna forma quiero una Europa con fronteras cerradas. Pero como primer ministro tengo que asumir la responsabilidad para asegurar una afluencia controlada de refugiados, impedir una catástrofe humanitaria y garantizar la seguridad”, explicó.

Esas barreras pretenden evitar que los emigrantes crucen de forma dispersa la frontera y conducirlos hacia determinados puntos de entrada.

El político justificó la medida en el incumplimiento de los acuerdos de la Unión Europea (UE) para regular y controlar la llegada de refugiados.

“Los acuerdos logrados en la cumbre de Bruselas no se cumplen, el número de refugiados no disminuye”, explicó Cerar tras una reunión del Gobierno en la que se debatieron nuevas medidas para proteger la frontera.

Este encuentro fue convocado ante la noticia de que unos 30.000 refugiados están pasando por Grecia para atravesar Macedonia, Serbia, Croacia y Eslovenia con el fin de dirigirse luego a Austria y Alemania.

Cerar indicó que, según su información, Austria (el siguiente país de la ruta) planea reducir a 6.000 el número diario de refugiados a los que permite la entrada.

Algo que podría provocar que miles de refugiados se quedaran atrapados en Eslovenia, situación que, con el frío invierno centroeuropeo acercándose, podría provocar una catástrofe humanitaria.

“La emigración es demasiado masiva para un país de dos millones de habitantes”, argumentó.

En los últimos días las llegadas de refugiados habían bajado en comparación con la media de las semanas anteriores. El lunes se contabilizaron 5.300 entradas en Eslovenia.

La ministra del Interior, Vesna Györkös Znidar, explicó por su parte que la función de las barreras será “asegurar una afluencia controlada de los emigrantes y la seguridad”.

“Espero que la Unión Europea haga todos los esfuerzos posibles para la protección de la zona de Schengen”, declaró.

Distintos medios, como la emisora POT TV y el diario “24 ur”, ya habían informado ayer de que el Gobierno había decidido levantar una barrera de alambre en los puntos más vulnerables de la linde de Croacia y que para eso ha adquirido ya material como para cerrar 120 de los 670 kilómetros que tiene su frontera con Croacia.

PUB/FH

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo