Cómo las universidades buscan mejorar el trabajo del profesor en el aula

Atrás quedaron el plumón y el pizarrón. Los futuros docentes aprenden ser creativos, a usar las nuevas tecnologías, a fomentar el análisis crítico y a enseñar en la diversidad.

Por Fabiola Romo

La reforma educacional tiene varias aristas, la calidad de la educación es una de ellas. Por eso, las universidades se han adelantado a las nuevas exigencias, haciendo diversos cambios orientados a mejorar el desempeño de los profesores en la sala de clases. En ese contexto, la Universidad de Chile, cuenta con un Programa Transversal de Educación, orientado a mejorar la enseñanza. Según el Premio Nacional de Ciencias de la Educación (2015) y miembro del Comité Directivo Institucional de Educación de la Casa de Bello, Iván Núñez, una formación inicial docente debe lograrse en una combinación adecuada entre saberes disciplinarios. “Todo esto sustentado también en una dimensión valórica y de responsabilidad social. El mejor espacio lograr que esta formación sea propiamente profesional es la universidad”, dijo.

Igualmente, la decana de la Facultad de Educación de la Universidad Andrés Bello (UNAB), María Gabriela Huidobro, ha estado trabajando junto a su equipo en diversos proyectos de innovación. “Los escolares tienen muchísimos estímulos tecnológicos hoy dia, les interesan distintos tipos de fenómenos de la información, pero el profesor sigue priorizando el pizarrón y el plumón”, señaló.

En ese sentido, prácticamente todas las universidades están llevando a los estudiantes de pedagogía a hacer prácticas desde que ingresan a la carrera, para que entiendan las problemáticas reales en la educación. “Se les enseña a aplicar metodologías distintas en la clase, para que éstas cobren sentido. Aprenden a trabajar en equipo, incorporando incluso el celular, que puede ser una herramienta interesante si se utiliza bien. Ahora implementamos un laboratorio de aprendizaje para experimentar con nuevas maneras de educar. Que no se trate tanto de mostrar contenido, sino que haya un sentido aplicado”, explicó la decana de la UNAB.

En tanto, la Facultad de Educación de la Universidad Católica Silva Henríquez, impulsa en sus alumnos de pedagogía estrategias didácticas innovadoras, tales como los estudios de casos que llevan a los jóvenes a desarrollar una mirada crítica. El acompañamiento, las mentorías y las pasantías son también parte de la propuesta docente de la UCSH, que pone especial énfasis en el área de vinculación con el sistema escolar. Además de competencias de pensamiento lógico-matemático, también buscamos desarrollar las blandas: el trabajo en equipo, la empatía, por ejemplo”, afirmó la decana Marisol Álvarez.

Educar en la diversidad

Diversidad es un concepto recurrente en los medios de comunicación, precisamente, porque las personas son distintas y las diferencias se aprecian también en los colegios donde conviven niños chilenos con inmigrantes o niños con capacidades diferentes. Asimismo, las realidades de cada establecimiento difieren unas de otras. Por eso, el decano de la Facultad de Educación de la Universidad Finis Terrae, Rodrigo Fernández, cree que el profesor debe promover y facilitar los procesos de aprendizaje de los niños, de acuerdo al tipo de colegio o escuela que le tocó, con esos niños específicos y sus entornos.

“Hoy es cada vez más relevante la educación inclusiva, educación para todos; es decir, que atendiendo a la diversidad de los niños al interior de aula regular, nuestros profesores puedan propiciar eficazmente el aprendizaje de todos”, explicó Fernández. La misma opinión tiene la decana de la UNAB. “Hoy día el niño se tiene que adaptar a la sala, pero debemos apuntar a que el profesor sea quien dirija la clase para que todo niño pueda aprender. Hay que reconocer diversidad, tratar de acabar con las escuelas especiales”, señaló.

De ahí que el acompañamiento permanente a los futuros docentes sea otra de las claves para mejorar la educación en Chile. En ese sentido, el decano de la Facultad de Educación de la Universidad Finis Terrae, destaca las instancias de reflexión compartida entre los candidatos a profesor y los profesores en ejercicio de los centros de práctica. “Mediante la guía de un profesor de la Universidad, tanto los candidatos a profesor como los profesores que comparten sala con ellos, reflexionan sobre el desempeño de los primeros, compartiendo desde sus saberes recientemente adquiridos y puestos en práctica, con la experiencia más extensa de los profesores con los cuales comparten sala. Ello ha propiciado una reflexión (vista como aprendizaje) de mayor profundidad por parte de nuestros estudiantes y, a la vez, un aprendizaje de los profesores del establecimiento”, concluyó.

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo