Víctima de trata de personas: "Fui violada 43.200 veces"

Karla Jacinto fue víctima de abusos sexuales por primera vez cuando tenía cinco años. Después pasó a formar parte de una red de trata de personas

Por PUBLIMETRO

Los primeros años de adolescencia de Karla Jacinto se han reducido a una cifra que ahora la persigue : 43.200 .Es la asombrosa y aterradora  cifra de las veces  que  ha sido violada .

Ella dice que hasta 30 hombres por día, los siete días de la semana, durante gran parte de cuatro años.

Su historia destaca la brutal realidad del tráfico de personas en México y Estados Unidos, un inframundo que le ha destruido la vida a decenas de miles de niñas mexicanas como Karla.

Cayó en manos de una red de tráfico y prostitución humana, que se cree que tienen vínculos con las principales ciudades de EEUU, incluyendo Nueva York, Los Ángeles, Atlanta y Miami.

Karla dice que fue enviada a prostíbulos, moteles, calles conocidas para la prostitución e incluso casas donde fue abusada. Sus proxenetas la golpearon con cadenas, la golpeó y le quemaron con un hierro.

“Empezaba  a las 10 am y terminaba a la medianoche,” Sra Jacinto dijo a CNN.

“Algunos hombres se reían de mí porque yo estaba llorando. Cerraba los ojos para no ver ver lo que me estaban haciendo”,  afirma.

Las vejaciones que sufrió Karla, al igual que muchas chicas oriundas de la ciudad de Tenancingo y sus alrededores, en la zona central de México -donde el tráfico de personas es una industria-, no fueron solo las violaciones, sino que también fue extorsionada por la Policía, que filmó a todas las chicas retenidas en un hotel, y golpes y quemaduras de parte de su captor, quien cuando solo tenía 15 años la dejó embarazada de una niña. Al mes de nacer, la pequeña fue apartada de su madre, que recién volvió a verla cuando tenía más de un año.

Finalmente, luego de una pesadilla de cuatro años, Karla Jacinto fue rescatada en 2006, durante una operación antitrata en Ciudad de México, continúa el portal. Sin embargo, su vida guardará para siempre el horror vivido.

Ahora, con 23 años, se ha convertido en una importante activista contra la trata de personas. Ha contado su historia al papa Francisco y la ha relatado en el Congreso de Estados Unidos. Pero pidió que no solo se la escuche, sino que también se tomen medidas contra el tráfico humano, porque la trata y la prostitución forzada son un problema en crecimiento en el mundo.

PUB/IA

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo