Columna de Magdalena Piñera: Triunfo de Macri, cuatro lecciones para Chile

Por magdalena piñera

La primera lección del triunfo de Macri es para todos los chilenos: con trabajo, perseverancia y entusiasmo es posible lograr metas que parecen tan imposibles como ganarle al peronismo después de 70 años de gobiernos y de ejercer sin contrapeso el poder político y social en Argentina.

Tal como sucedió en Chile con la candidatura presidencial de la centroderecha el 2009, en Argentina el oficialismo desató una fuerte “campaña del terror” en contra de la candidatura de Macri, plagada de falsos rumores y amenazas de pérdidas de derechos y beneficios sociales para sembrar el miedo en una eventual victoria de Macri.

Sin embargo, la mayoría de los argentinos, tal como los chilenos en la penúltima elección presidencial, no cayeron en la trampa y eligieron a quien le merecía más confianza y respeto para dirigir el destino de la nación.

La segunda lección de la victoria de Macri es para el gobierno de la Nueva Mayoría: como dijo Abraham Lincoln, “se puede engañar a todos alguna vez, o engañar a algunos siempre, pero no se puede engañar a todos siempre”, es decir, tarde o temprano y, a veces, más temprano que tarde, se pagan las promesas incumplidas.

El kirchnerismo prometió decenas de obras públicas y varios nuevos programas y beneficios sociales que nunca se materializaron. El domingo pasado el pueblo argentino le pasó la factura por despertar tantas esperanzas y frustrarlas sin dar explicaciones.

Que ponga atención la Nueva Mayoría: ojo, los chilenos tampoco son tontos y ya se dieron cuenta que el Gobierno, a pesar de que Bachelet dijo que con la “reforma tributaria financiaremos una educación de calidad y gratuita”, no cumplió con su promesa, pues el próximo año habrá gratuidad sólo para 200 mil jóvenes en educación superior dejando fuera a la mayoría de los jóvenes vulnerables.

También saben que tampoco se cumplirá la promesa de construir y dejar listos 20 hospitales, dejar otros 20 en construcción y 20 más para ser licitados. Peor aún, se paralizaron 6 hospitales en construcción porque estaban concesionados. El populismo va de retroceso en Latinoamérica, a Chile llegó tarde y probablemente le pasarán la cuenta en las elecciones municipales.

La tercera lección es para la centroderecha chilena: no se puede aspirar a ser mayoría si se tiene vocación de minoría, es decir, de partido, de grupo o club. Cuando los futbolistas de la selección nacional juegan un partido se olvidan completamente de la camiseta de su club, y corren y hacen goles por la “Roja”.

A los dirigentes de los partidos de centroderecha les ha costado mucho jugar unidos con la camiseta de su nuevo equipo, Vamos Chile, y siguen divididos peleando por ganarles a sus propios compañeros. Aún falta mucho espíritu de equipo y sobran personalismos, falta generosidad y sobran mezquindades, falta valoración de la diversidad y sobra miedo a las diferencias.

Señores dirigentes: vean cómo trabajó el movimiento Cambiemos, hagan una autocrítica seria, rectifiquen y sáquense la camiseta de su club para jugar de una vez por todas con la camiseta de Vamos Chile.

La cuarta lección de Macri es para el futuro candidato de la centroderecha: a pesar de ser un empresario de ideas liberales, Macri ha dicho que “la equidad social, la igualdad de oportunidades y la lucha contra la pobreza no son temas de derechas o izquierdas”, es decir, no tiene miedo a ser tachado de “socialdemócrata” por creer y promover en la igualdad de oportunidades. Tampoco tiene temor a ser calificado como “conservador” por declarar que  es “necesario tomar el control del territorio” en la lucha contra los narcotraficantes.

Macri tiene sus valores e ideas muy claras, no necesita dar examen ante ningún intelectual para saber cuáles deben ser sus principios, su relato o discurso doctrinario.  

Desde Chile saludamos con esperanza y alegría la victoria de Mauricio Macri y Cambiemos, y esperamos que tenga la oportunidad de darle al pueblo argentino el gobierno de libertad, justicia y desarrollo que tanto necesita y merece.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo