Columna de Vasco Moulian: “¿Y tú qué harías?” de TVN desnuda al chileno medio

Para nadie es un misterio que este no ha sido un buen año para TVN bajo ningún punto de vista. Por eso es que la noche del lunes 19 de octubre cuando se estrenó el nuevo programa “¿Y tú qué harías?, conducido por la dupla de Amaro Gómez-Pablos y Consuelo Saavedra, la alegría se apoderó de todos cuando vieron las cifras del capítulo debut. Ya no se acordaban desde cuándo no marcaban dos dígitos. Y esa noche promediaron 15,1 puntos con peak de 18, casi para descorchar champaña para los actuales tiempos de TVN.

¿Algún secreto? No inventaron la rueda, sino que adaptaron un formato extranjero a la realidad chilensis. “¿Y tú qué harías?“ no son cámaras escondidas tipo broma, al contrario, no son chistosas. Buscan ver la reacción de la gente ante situaciones límite que nos mostrarán cómo reaccionamos ante las injusticias o la discriminación. Y vaya manera que ha generado debate ya sea en la casa y trabajo, porque se ha transformado semana a semana en trending topic en Twitter.

En sus ya cinco capítulos ha mostrado diversas situaciones que han llamado la atención de los espectadores. Por ejemplo en el debut, un menor de 14 años quiere comprar preservativos en una farmacia y el dependiente se niega a venderle. Ambos son parte del equipo del programa, pero la gente no lo sabe. Ante la negativa del dependiente el niño sale a la calle y le pide tanto a hombres y mujeres que le compren preservativos. La reacción fue categórica, todos los hombres entraron a la farmacia a comprarle. Mientras que las mujeres se negaron. Incluso un hombre reprendió al dependiente por no venderle al niño que se quiere cuidar. La respuesta del vendedor era si acaso él haría lo mismo si fuera su hijo. Tema debatible.

Mientras que en el último capítulo del lunes recién pasado, pudimos ver el acoso a una mesera de un café y la reacción de los clientes de otras mesas. Primero fue alguien treintón quien acosaba a Alondra y las personas si bien no intervinieron directamente, sí le preguntaban a ella si necesitaba ayuda o por qué no le decía a su jefe o compañeros lo que estaba pasando. Luego hubo un cambio de acosador y pusieron a un señor bastante mayor que superaba los 70 años. Ahí intervinieron una mujer retándolo y un hombre acusando la situación al encargado del local.

Con el pasar de los capítulos hemos visto que el chileno medio sí se mete si ve una injusticia y sí ayuda cuando la situación lo amerita. No puedo no mencionar al joven que defendió a un vagabundo en una fuente de soda y le dio su almuerzo y se sentó junto a él para que no lo echaran del local. Hay situaciones que emocionan y eso es lo que busca el director Eduardo Ravanal y la productora ejecutiva Mariana Hidalgo con esta nueva apuesta de TVN, que nos ha traído de vuelta a la pantalla al periodista y ex -conductor de 24 Horas Central, Amaro Gómez-Pablos y a la siempre perspicaz periodista Consuelo Saavedra. Y eso se agradece, bien por los dos.

Y la audiencia los ha premiado, no con cifras de teleseries turcas, pero con promedios entre 10 y 15 puntos durante estos cinco capítulos, números que para TVN son un triunfo para el difícil momento que viven. Para cerrar una pregunta para los otros canales, ¿“Y tú qué harías?”…