La dura reacción de Bolivia tras nombramiento de Insulza como agente en La Haya

El vicepresidente paceño criticó con dureza al ex secretario general de la OEA.

Por ATON

Continúan las repercusiones internacionales por la renuncia del ex agente chileno ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), Felipe Bulnes, y su reemplazo por el ex canciller, José Miguel Insulza.

El vicepresidente boliviano Álvaro García Linera aludió a un supuesto “desgarramiento” profesional, moral e intelectual que sufriría Insulza luego de asumir la defensa de los intereses chilenos ante la CIJ, esto, luego de haber dirigido la Organización de Estados Americanos y en consideración de las resoluciones Nº. 426 de la Asamblea General de la OEA, del 31 de octubre de 1979 y la Nº 686 de la Asamblea General del organismo, del 18 de noviembre de 1983, que apoyan la demanda boliviana de salida al mar con soberanía.

En la resolución Nº 426, se expresa “Que es de interés hemisférico permanente encontrar una solución equitativa por la cual Bolivia obtenga acceso soberano y útil al Océano Pacifico” e inmediatamente se añade que “es necesario conseguir, con espíritu de fraternidad e integración americana, el objetivo señalado en el punto anterior y consolidar una paz estable, que estimule el progreso económico y social en el área de América directamente afectada por las consecuencias del enclaustramiento de Bolivia”.

Por otro lado, en la resolución Nº 686, se hace un llamado para que ambos países normalicen sus relaciones con objeto de “superar las dificultades que los separan, incluyendo en especial una fórmula que haga posible dar a Bolivia una salida soberana al océano Pacífico sobre bases que consulten las recíprocas conveniencias y los derechos e intereses de las partes involucradas”.

Respecto del contenido específico de estas resoluciones, el vicepresidente boliviano sostuvo que “eso es parte de la documentación oficial de la OEA, de la que el señor Insulza fue su presidente y en que el señor Insulza juró defender, acatar y poner en práctica”.

En la misma línea agregó luego “quien tiene que resolver sus contradicciones es el señor Insulza, que dirigió una institución que le dio un mandato de viabilizar el diálogo y una salida soberana y ahora está en una posición de oponerse a todo lo que la OEA definió el 79 y 83”.

PUB/CM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo