Columna de Felipe Espinosa: Don Pollo

Patronato se ha caracterizado por ser un barrio comercial muy atractivo sobre todo para las mujeres. La ropa y el desarrollo de la industria textil llevan décadas a cargo de dar fama a tan céntrico mercado. El imperio de manufacturas económicas y súper asequibles llena la calle principal y también las aledañas de múltiples ofertas y el especial “pa los regalones” en Navidad.

Fueron los árabes quienes comenzaron la colonización de tan noble barrio, luego vendría la incorporación de la mayoría de Asia, de países mayores, Japón, India, China, Corea. Es en este último país donde nos detendremos un momento y vamos a profundizar en la tendencia.

Corea, sin querer mirar en menos, parece que de las potencias asiáticas es una corriente más alternativa. Aunque cuando analizas la inclusión al adolescente occidental no es sólo la ropa o la comida, así arremete la música, la estética, los videojuegos, el idioma.

Cuando visitas un restorán crees que tendrás un sinfín de alternativas para elegir, pero en ciertos casos no ocurre así. Se pone monotemática, sin querer desacreditar la opción. Pero si entras a Chicken Story realmente estarás al borde de una sonora presentación de un rito aviar.

El pequeño, aunque no tan pequeño, restorán de dos pisos esta súper decorado en ambiente oriental. Desde afuera pareciese que venden sushi, pero están muy lejos de aquello. La gran particularidad de este lugar es cómo preparan de mil formas el pollo: rebozado, salteado, con o sin picante, frito, en ensalada, son parte del menú de la casa.

Fuimos con una pequeña pandilla, éramos tres y decidimos probar varios platos para catar bien la propuesta. Hay un pollo frito de almuerzo o colación que acompañado de arroz, papas y ensalada son un plato por lo menos suficiente para aguantar la segunda parte de cualquier jornada laboral.

Probamos el pollo al cebollín, exquisito y otro salteado en sésamo, súper apetitoso. Para actualizar pedimos una ensalada que es más bien un gran bolo de arroz con verduras y algo de pollo apanado que no deja de ser un plato único.

Para beber también tienen una oferta singular, hay limonada y limonada azul, por ejemplo, y jugos que tienen amarillo, rojo y verde, los primeros en base a pimiento y el tercero en base a espinaca.

La casa tiene un segundo piso bien amplio donde destaca un pequeño sector para niños que se agradece. Según me informan algunos amigos que son mucho más recurrentes, el lugar ha ido siempre a mejor en lo que respecta a servicio, parece que al principio demoraban bastante por desorden. La comida está buena y voy a volver, me quedé con ganas de probar algunas menudencias que ofrecen como el contre apanado o las patitas de pollo picantes que por ahí vi que te las sirven con guantes.

Coordenadas: Chicken Story, Antonia López de Bello 267, Recoleta. Teléfono +56 2 27328069

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro