Le retuvieron a su bebé por fumar marihuana embarazada y así se defiende

Tribunal de Familia de Talcahuano le prohíbe dar pecho a su guagua

Por Publimetro

Se llama Cinthia Ortiz (27) y es hace seis días dio a luz a su primera bebé. Sin embargo no puede verla porque en el Hospital Las Higueras de Talcahuano, en la Región del Biobío, la separaron de ella porque descubrieron que consumió marihuana durante el embarazo. A causa de eso, el Tribunal de Familia de esa ciudad le prohibió alimentar a la bebé y ahora no tiene permiso sólo para verla en calidad de visita. 

El hecho ocurrió el pasado 19 de noviembre, cuando Ortiz inició trabajo de parto. Ahí confesó que el sábado anterior había consumido marihuana. Entonces, personal médico le practicó los exámenes de rigor y comprobaron que la información era cierta. Por eso, el Tribunal de Familia decidió retenerle a la bebé.

La madre de la bebé dice que esta medida pasa a llevar sus derechos y se defiende: dice que el consumo se justificó porque lo realizó de forma medicinal. 

“nosotros averiguamos antes con un terapeuta y ella nos dijo que no le iba a hacer daño al bebé y que iba a aliviar mis dolores de huesos” dijo Cinthia Ortiz al diario La Estrella de Concepción. 

“Esto es algo que no se lo doy a ninguna madre. A nadie. Es un dolor muy grande, como si se hubiera muerto un familiar”, agrega.

Por otra parte, reclama que no es el trato que deben darle porque, por mucho que haya consumido marihuana, ahora le están prohibiendo a su bebé generar el lazo de apego.

“No la puedo amamantar. No la puedo ver. Me hicieron sentir como si hubiese cometido el peor de los errores del mundo, solamente porque consumí algo que me aliviaría el dolor en mis huesos. Fue algo horrible”, agregó la madre. 

Por otra, asegura que su caso no fue tratado con la discreción a la que tienen derecho todos los pacientes de cualquier recinto médico público. 

“Desde el primer momento que tuve a mi bebé, me trataron como a una delincuente. Me lo quitaron e hicieron que todo el mundo se enterara de que yo había consumido. Las matronas no tuvieron ninguna privacidad en el sentido de hablarlo solo conmigo o con mi familia, sino que aviva voz gritaban de por qué había consumido, de que eso no se hacía, de que le hacía daño al bebé”, acusa la madre. 

En ese sentido, recibe el respaldo de su pareja y padre del bebe, Christopher Montorfano. 

“No sé bajo qué criterio le hicieron un test a mi mujer. Ella dio una declaración forzada, porque estaba en el momento de las contracciones”, aseguró. 

“Nos han tratado como delincuentes”, reclama.

PUB/JLM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo