Alertan uso de drogas para cometer violentos asaltos en el centro de Santiago

La escopolamina es un alcaloide que se utiliza para adormecer a personas y cometer delitos.

Por Nathaly Lepe

Cada cierto tiempo aparecen en las redes sociales, las historias de personas que han sido víctimas de asaltos o violaciones en los que se acusa el uso de alguna droga para hacer que la víctima pierda la capacidad de decidir.

Muchas veces son historias que se viralizan por las redes sociales, pero muy pocas veces los relatos se confirman.

Sin embargo, lo que le sucedió a César Lara durante el fin de semana, fue más que real. Según su relato, el joven salió de un evento cerca de las 03:00 horas del sábado, cuando en pleno centro de Santiago comenzó a vivir una pesadilla.

“En la esquina de Huérfanos con Ahumada un hombre de unos 48 años que se hacía llamar Manuel, me pidió fuego y luego me ofreció amablemente una cerveza en una lata sellada”, recuerda.

“Pasaron algunos minutos y la acabé, y el compadre me insistió por otra más”, agrega y relata que fue en ese momento en que perdió la noción de dónde estaba.

“Se me apago la tele y no supe nada más. Desperté a las 6 de la mañana hecho mierda, con un chichón en la cabeza, con sangre en las rodillas y sin los artículos fotográficos que andaba trayendo”, agrega.

Eso no fue todo, ya que al llegar a su casa, César descubrió que le habían robado dinero, la que él mismo habría retirado desde un cajero automático. “Cuento corto, me habían drogado y robado”.

Con esos antecedentes y sin recordar nada de lo que había sucedido tras las cervezas, el joven decidió hacer la denuncia del caso en Carabineros. “Ellos se contactaron con la Fiscalía y me hicieron un examen toxicológico para saber qué había pasado”.

Mientras se realizaba las pruebas, relata que una de las enfermeras que lo atendió le comentó que un mes atrás, otro joven había llegado con una historia similar. “Pero que él no la había sacado tan barata, porque le habían destrozado su cara”.

Esa fue la razón que le confirmó a César la necesidad de hacer público lo ocurrido, con el fin de evitar que situaciones como ésta se vuelvan a repetir y que más personas se expongan a este tipo de delitos.

¿Burundanga?

César se sometió a los exámenes de rigor para establecer qué droga habían utilizado en su asalto, pero tendrá que esperar al menos 72 horas para confirmar si fue una nueva víctima de la escopolamina, popularmente conocida como burundanga.

Un alcaloide que según relata el magíster en drogodependencia, Rodrigo Goycolea, se utiliza para adormecer a personas y cometer delitos.

“Básicamente esta droga afecta a la memoria y la cognición. Principalmente produce una amnesia y en general las personas están conscientes y paulatinamente empiezan a perder las capacidades. Se cometen los delitos cuando la persona empieza a perder la noción del tiempo y del espacio y la persona después no recuerda, no sabe lo que le sucede”.

Eso sí, el docente de la facultad de Salud de la U. Central, deja en claro que para que la droga haga efecto en las personas, la dosis consumida debe ser bastante alta. “El contacto por la piel tiene que ser en altas dosis, no es solamente la persona te ponga un parche y actúe rápidamente, tiene que ser una alta dosis, un contacto por mucho tiempo y restregarte esto en la piel o inhalar mucho rato. Hay estas creencias populares en internet que te muestran el mapa, y tú vez el mapa e inhalas un poco ese polvo y automáticamente caes al suelo, no es tan así”.

No obstante, en los casos en los que es consumida por vía oral, la droga actúa en unos 20 minutos y una vez finalizado el efecto no deja secuelas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo