Columna de Maya Fernández: El sentido de las reformas

Por maya fernández

Las reformas que está implementando el Gobierno tienen un fin claro, aumentar los niveles de justicia social en nuestro país.  Esta sencilla idea parece que se tiende a olvidar en nuestro debate público.

También es importante tener presente que fueron las movilizaciones sociales y la opinión pública las que determinaron el giro político del progresismo para realizar un gobierno reformista, dando respuesta a una demanda social por modificar ciertos aspectos de nuestro sistema socioeconómico.  

El sentido de la reforma tributaria, laboral y educacional es aumentar los niveles de solidaridad social que harán de Chile un país más integrado y justo.

Ha existido una incapacidad para colocar en el debate público esta idea por parte de los que defendemos las reformas.

Nos enfrentamos a la paradójica situación de una opinión pública que apoya el sentido de las reformas pero no apoya a los que las implementamos. Las razones para ello pueden ser variadas y de diferentes dimensiones. Por ello es necesario introducir en el debate nacional las visiones de sociedad que están en juego, para enfrentar las lógicas neoliberales que sustentan las resistencias al proceso de reformas.

Las reformas implican una visión de sociedad que apunta a tener una sociedad más solidaria, lo que se materializa en que todos los chilenos y chilenas cuenten con algunos derechos sociales básicos que les permitan vivir con dignidad. Esta visión de la sociedad es política y nos diferencia de los sectores que entienden la sociedad desde el individualismo y la competencia entre las personas. No es sano para el debate democrático negar ese trasfondo político.

Así, cuando se realiza una reforma tributaria para que las personas de mayores ingresos paguen impuestos justos, para obtener recursos para financiar derechos sociales, sin duda se afectan intereses. También se afectan intereses cuando se pretende que exista un efectivo derecho a huelga de los trabajadores para que puedan negociar sus condiciones laborales. Lo importante es que las transformaciones que el país requiere sólo pueden ser implementadas en democracia, como fruto de un debate amplio donde las mayorías se expresen.   

El objetivo es producir una transformación duradera en la sociedad chilena que permita enfrentar las lógicas socioeconómicas neoliberales que estructuran nuestra vida social para introducir derechos sociales básicos que propendan a lograr mayores grados de igualdad social.  Sin una mayoría política y social, las reformas no se consolidan ni proyectan, por ello debemos mejorar hoy la gestión política de su diseño e implementación.

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo