Columna de Hugo Tagle: Con flores a María…

Por P. Hugo Tagle

El próximo 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción. Miles de personas peregrinarán a un santuario mariano a saludar a la Virgen, madre de Jesús. Le llevarán flores, como es la costumbre.

Sólo en el santuario de Lo Vásquez, camino a Valparaíso, se reunirá cerca de un millón de personas. Si consideramos el fin de semana, seguro se supera esa cifra. Otro tanto al cerro San Cristóbal, a Maipú y una infinidad de capillas donde se venera a la madre de Jesús. Y es veneración, cariño, no adoración. Los católicos le tenemos gran cariño a la Virgen, por ser la madre de Jesús, una intercesora privilegiada ante el corazón de Dios.

Según las encuestas, sobre el 85% de los chilenos le tiene cariño a la Virgen. Notable, si consideramos que los católicos somos sólo el 70% de la población. Un signo de que su imagen cruza fronteras religiosas y toca todos los corazones, sin distinción.

Estamos en vísperas de Navidad. Jesús vuelve a nacer entre nosotros, como lo hizo hace dos mil años. En cada familia, cada hogar, hay un pesebre, un Belén, donde Jesús hace su morada.

Llama positivamente la atención la cantidad de pesebres que se han colocado en tantas partes, lo variado y bonitos que son. Ha mejorado el gusto de los chilenos, hay aprecio por cosas bellas como éstas. Coloque el suyo. Fuera de que son muy bonitos (elija uno bonito), nos recuerdan que Dios se hizo hombre, que comparte nuestra fragilidad y la pobreza de millones de hombres y mujeres en el mundo entero.

El Adviento es tiempo de mayor oración y solidaridad. Ojalá rece en familia o con su comunidad. Notará que le hace bien. Uno termina mejor cuando le dedica tiempo a Dios.

Y en otro orden, felicitaciones a la Presidenta Bachelet por el consejo de “observadores ciudadanos”. Se le pueden hacer muchas observaciones y críticas, sin duda. Pero es un modesto paso y signo necesario en la construcción de espacios de diálogo para hacer de  Chile un país más inclusivo, fraterno y tolerante.

¿Qué faltó gente de tal y cual grupo o gremio? ¡Sin duda! El diálogo es la única forma de construir sociedad. No puede ser que las diferencias se canalicen en la calle, a punta de paros y manifestaciones estériles.

Las instituciones elegidas democráticamente y estas iniciativas son los canales legítimos. Ojalá se multipliquen estas iniciativas. Y con respecto a la nueva Constitución, la verdad, debemos buscar una en que todos puedan sentirse parte. Quien no la quiera cambiar, puede también decirlo. No hay problema. Así es la democracia: abierta a todas las sugerencias que ayuden a construirla mejor.

Que el Adviento nos prepare el corazón. Nos haga humildes, alegres y generosos. ¡Buen tiempo de Adviento!

Las opiniones expresadas aquí no son responsabilidad de Publimetro

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo