Aprueban EIA de central hidroeléctrica en el Desierto de Atacama

Por

La empresa chilena Valhalla obtuvo la aprobación de su Estudio de Impacto Ambiental (EIA), para su proyecto Espejo de Tarapacá (EdT), que contará con una capacidad instalada de 300 MW, que permitirá un suministro de energía limpia y constante al sistema eléctrico chileno.

 

Se espera que su construcción comience el segundo semestre de 2016 y entre en operación durante 2020.

 

Con una inversión estimada de USD 400 millones, Espejo de Tarapacá considera instalar una central hidráulica de bombeo, la cual durante el día llevará agua de mar a la parte superior de un farellón costero utilizando energía solar, acumulándola en concavidades naturales ubicadas a 600 metros de altura. Durante la noche, cuando no hay energía solar disponible, generará electricidad dejando caer esa agua por los mismos túneles. De esta manera, ofrecerá energía limpia y constante (las 24 horas al día, los 7 días de la semana), superando la intermitencia de las ERNC.

La gran particularidad de este proyecto, es que combina las mejores condiciones del mundo para la producción de energía solar y para el almacenamiento de energía a gran escala. Esto último debido a las características geográficas excepcionales y únicas del Desierto de Atacama: farellón costero de gran altura, muy cercano al mar, y con concavidades naturales en su parte superior que permiten almacenar agua de mar sin la necesidad de construir represas, lo que reduce los costos de construcción y permite ser competitivos con otras fuentes de generación.

Espejo de Tarapacá es el primer proyecto chileno que combina tecnologías altamente probadas a nivel mundial (central hidráulica de bombeo y plantas solares), que puede ser replicado e integrado con otras fuentes renovables. Esto permitirá transformar el parque de generación eléctrico chileno, mediante el uso de recursos locales, limpios e infinitamente abundantes. Asimismo, al ser un proyecto libre de emisiones, será un gran aporte a los compromisos que asumimos como país en la reducción de emisiones de CO2.

 

“Estamos convencidos que la Región de Tarapacá puede ser líder en energía solar y que Chile puede convertirse en una potencia energética a nivel mundial, basada en energía limpia, económica e infinitamente abundante, por lo que es una gran noticia saber que avanzamos a la siguiente etapa para materializar este proyecto, que cambiará la cara de la matriz energética de nuestro país”, agrega Francisco Torrealba.

 

Otro aspecto destacable de esta iniciativa, fue el proceso de trabajo desarrollado con las comunidades cercanas al proyecto, con las cuales se comenzó a conversar desde un principio y antes de iniciar cualquier estudio en terreno. Este proceso se caracterizó por una participación activa en donde hubo incidencia de las comunidades en el desarrollo del proyecto, lo que llevo a incorporar modificaciones al diseño, considerando no solo variables técnicas y económicas, sino que también sociales.

 

 

“Creemos que la confianza generada con los vecinos es la base para enfrentar cualquier desafío o proyecto futuro. Es importante considerar desde un inicio sus preocupaciones y explorar como podemos aportar a su crecimiento y desarrollo. Este trabajo conjunto se ha materializado en Acuerdos de Asociatividad con la Junta de Vecinos y Sindicato de Pescadores de la Caleta San Marcos, que fueron incluidos en la primera adenda del EIA y que buscan mantener una relación transparente, constructiva y de largo plazo”, destaca Juan Andrés Camus.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo