Todo lo que debes saber sobre la araña de rincón y su peligrosa mordedura

Este arácnido habita en casi todo nuestro país y se encuentra en aproximadamente un 41% de las viviendas urbanas y en un 25% de las viviendas rurales .

Por Nathaly Lepe

Nadie la quiere tener en casa pero lo más probable es que esté entre la ropa guardada del año pasado, o los artículos que se utilizan para las vacaciones, sin embargo, es muy probable que la araña de rincón -Loxosceles laeta- se un inquilino en su hogar. 

Este arácnido habita en casi todo nuestro país y se encuentra en aproximadamente un 41% de las viviendas urbanas y en un 25% de las viviendas rurales y producto de las altas temperaturas, se encuentra más activa que lo de costumbre. 

Para reconocerla, es importante saber que en su mayoría son pequeñas, de aproximadamente un centímetro de largo de cuerpo y 1,5 cm. de largo de sus patas, alcanzando con éstas extendidas hasta 4,5 cm. Son de color pardo, su tórax suele ser más claro que el abdomen y en forma de violín, las patas son más claras, su abdomen es amarillo o amarillo verdoso con aspecto aceitunado. A diferencia de otras arañas tiene solamente tres pares de ojos.

La araña de rincón tiene hábitos nocturnos, una razón por la que hay que tener particular cuidado. Tal como explica a Publimetro Fernando Torres, académico de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello, quien sostiene que el arácnido “sale preferentemente en la noche a cazar y a buscar su comida y ahí es donde se tiene otro foco de peligro porque muchos veces uno en la noche se levanta sin zapatos y la pisa y ella como una manera de defenderse te entierra los colmillos y te inocula el veneno”. 

Torres precisa que es importante tener especial cuidado con los niños “sobretodos los más chicos andan en el suelo, se meten en los rincones y ahí pueden tener contacto con algunos de estos especímenes”. 

Síntomas de una mordedura

Pero no sólo es fundamental saber como evitar un encuentro con ella, sino también en caso de mordedura.

El académico de la Unab, explica que cuando la araña muerde produce un dolor muy fuerte, “como si te clavaras un corchete en la piel”. 

“Con el pasar de las horas el contorno de la roncha se va poniendo más irregular y la roncha de roja pasa a violeta, morada y luego a negro. Si uno no actúa luego, ese veneno se distribuye por la sangre, la lesión de la piel se empieza a necrosar y el veneno que circula por la sangre empieza a llegar a las visceras, principalmente al rincón, el hígado donde va a destruir el órgano y donde va a destruir los glóbulos rojos”. 

En caso de la mordedura, el especialista advierte que la primera reacción debe ser inmovilizar al afectado y aplicar frío en la zona de la mordida. 

“En la casa le puedes administrar un antialérgico que tengas a mano y trasladar al paciente inmovilizado a un centro de urgencia”, agrega. 

Torres apunta que en la medida de lo posible se debe buscar la araña que inoculó el veneno para llevarla también al centro asistencial, para que quienes atiendan la emergencia, puedan constatar que la lesión efectivamente fue realizada por una araña de rincón y aplicar el tratamiento que corresponda. 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo