¡Por gordo! No le renovaron la visa y tuvo que volver a su país

El cocinero sudafricano, al que las autoridades neozelandesas consideraban "demasiado gordo" para continuar en el país, renunció finalmente a su proyecto migratorio y decidió regresar a Sudáfrica, informó este viernes la prensa neozelandesa.

Por AFP

Albert Buitenhuis, de 130 kilos, y su mujer Marthie se enfrentaron a una eventual expulsión en 2013, después de no poder renovar su visado de trabajo a causa del coste potencial de la obesidad del cocinero al sistema de salud de Nueva Zelanda.

Las autoridades los autorizaron finalmente en 2013 a continuar en el país dos años más a condición de que Albert Buitenhuis se comprometiera a pagar de su bolsillo todos los gastos médicos derivados de su estado físico.

“Nuestra demanda de renovación ha sido rechazada y nos hemos visto obligados a dejar de trabajar a finales de octubre”, declaró este viernes el cocinero sudafricano al New Zealand Herald.

“En esta ocasión, dicen que no soy legal y que mi empleador no ha buscado suficientemente si un neozelandés podía hacer mi trabajo”, añadió el hombre, que anuncio su marcha hacia Pretoria junto a su esposa el jueves.

Albert Buitenhuis abandonó en 2007 Sudáfrica rumbo a Christchurch, en la isla Sur de Nueva Zelanda. Entonces, pesaba 160 kilos. Aunque su petición de residencia permanente fue rechazada en 2011, nunca tuvo problemas para renovar su visado de trabajo hasta 2013.

 

PUB/IAM

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo