Banco Central y Chile en 2016: menos crecimiento y desplome en precio del cobre

Por

Si en septiembre calculaba que la economía chilena crecería entre 2,5 y 3,5%, esta vez, la corrección la hizo a la baja y la expansión sólo sería de entre el 2 y el 3%.

 

Así lo indicó el Banco Central (BC) en la presentación el último Informe de Política Monetaria (IPoM) del año, en la que además pronosticó que al cierre de este año el Producto Interno Bruto (PIB) Chile crecería un 2,1%.

Este Informe y el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) fueron presentados este lunes ante la Comisión de Hacienda del Senado reunida en Santiago por el presidente del ente emisor, Rodrigo Vergara, quien detalló que el informe rebaja la proyección de crecimiento principalmente por el deterioro del escenario externo relevante para Chile y que este es un fenómeno común a las economías emergentes y exportadoras de materias primas, lo que a su vez se debe principalmente a la importante caída de los términos de intercambio y condiciones financieras externas menos favorables.

Respecto de la inflación, el BC  estima que el tipo de cambio real tendrá una leve apreciación en el horizonte de proyección, por lo que para el 2016, el IPC estaría nuevamente fuera del rango meta en un 4,3%, algo inferior a lo proyectado para este año que sería de 4,4%.

 

Con esto, y tal como se había mencionado antes desde el organismo, se continuará subiendo la Tasa de Política Monetaria (TPM) en los próximos meses.

 

 

Precio del cobre y del petróleo

Si hay algo que nos debe preocupar es cómo continuará el precio del cobre en el corto y mediano plazo, situación que al parecer no se ve muy alagüeña.

 

De acuerdo a este IPoM de diciembre, el Banco Central resalta que tanto el cobre como el petróleo acumulan descensos en el año de alrededor de 30%. En el caso del metal rojo, se suma que la recomposición de la economía china continuará mermando la demanda del metal.

 

Si en septiembre se esperaba que el valor promedio del “sueldo de Chile” llegara a US$2,45 y US$2,50 para 2016 y 2017, ahora el informe estima que se ubicaría en US$2,20 y 2,30 la libra respectivamente. En tanto, para este año, se espera que alcance los US$2,49.

 

¿Y cuáles son los otros riesgos que acechan a la economía nacional?  La subida de tasas de interés en EEUU es uno de ellos, a lo que se suma y las persistentes dudas sobre qué tan profundo será el ajuste en la economía de China.

A lo anterior, el BC también suma la compleja situación de Brasil y la necesidad de un mayor ajuste en algunas economías de América Latina.

 

Respecto del panorama interno, el informe resalta que pese a estar fuero del rango meta, las presiones inflacionarias podrían verse aminoradas por la caída del precio del petróleo y la menor inflación externa relevante para Chile.

 

Lo que sí se subraya como preocupante es que no puede descartarse un ajuste significativo del empleo que reduzca el ritmo de crecimiento de los salarios, eleve el desempleo y, por ende, afecte el gasto, lo que afectaría la actividad económica prevista por este mismo organismo.

 

Aunque de mantenerse los actuales niveles de empleo, el BC no descarta que una recuperación económica  algo más rápida que lo previsto.

 

 

No se ve punto de inflexión

“Creo que la revisión de crecimiento por parte del Banco Central de Chile (BCCh) en el último IPOM del año es completamente necesario y realista con lo que actualmente acontece dentro y fuera del país”, asegura Mario Valenzuela, vicedecano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián (USS).

 

Para el académico, preocupa que aún persistan en el plano interno “la crisis de confianza de los agentes económicos que mantiene postergadas decisiones de consumo e inversión, todo lo cual mantiene reprimida la demanda agregada, con lo cual es muy difícil considerar un crecimiento relevante en la actividad económica para el 2016”.

 

 

Pero ¿qué puede esperar el ciudadano común con estas cifras algo complicadas? “En primer lugar, el chileno a pie se dará cuenta que un bajo precio del cobre significa que el sector público cuenta con menos recursos de gasto público, es decir, cuenta con menos recursos para traspasar al sector privado de manera de amortiguar los efectos de una menor actividad económica en el país”, dice Valenzuela. A eso añade un bajo valor del metal rojo significará mantener un alto valor del dólar, por lo que a las personas “se le seguirán encareciendo varios productos durante el año 2016, tales como ropa, tecnología, automóviles si quiere comprar uno, electrodomésticos, línea blanca, etc.”

 

Con este sombrío escenario, el economista no ve posibilidades a corto plazo para que la situación mejore. “Lamentablemente, hoy en día no hay ninguna base objetiva para pensar que se producirá un evento, o secuelas de ellos, que generarán un punto de inflexión en esta situación. Quien diga lo contrario es sólo un buen deseo o ilusión, sin asidero alguno”, sentencia.

 

Como recomendación para estar preparados, Mario Valenzuela aconseja “ser más conservadores en nuestros gastos, particularmente aquellos que se pueden postergar, como por ejemplo los viajes en el período estival, buscando algún espacio para ahorrar”. También hace hincapié en que se debe cuidar el empleo y se debe evitar “realizar grandes inversiones o compras de bienes durables que comprometen por muchos años los flujos de ingreso de una familia. En definitiva, la situación amerita prudencia”.

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo