Estudio revela tendencias y hábitos de compra de las mujeres

Por

¿Cuál es el perfil de la mujer compradora? ¿Qué la motiva a comprar y cuáles son sus principales hábitos? Eso es lo que intentó revelar un estudio realizado por In-Store Media, agencia de shopper marketing especializada en la comunicación en el punto de venta, e Ipsos, agencia de research en el área del consumo masivo.

 

Como primer dato, el sondeo da cuenta que en general la percepción de los chilenos sobre la situación económica del país no es buena, ya que sólo el 14% consideró que es buena y apenas un 16% cree que el panorama mejoraría en el próximo año.

 

El estudio también constó de una sección cualitativa en la que se realizaron shopping trips con mujeres de 25 a 50 años de la región Metropolitana, de diferentes niveles socio-económicos, y que son las decisoras de compras de sus hogares.Tras estos seguimientos, pudo observarse que el contexto económico nacional ha generado dos nuevas tendencias: estrés y preocupación por la alimentación saludable, para intentar mejorar la calidad de vida.

 

Esto las ha llevado a ellas, según la encuesta, a informarse sobre los alimentos y marcas compradas, leer las tablas nutricionales, y dejar la “chatarra” sólo para ocasiones especiales.

 

Asimismo, los ritmos de vida estresantes de la mujer actual, las lleva a compatibilizar su tiempo para tener espacios propios de desarrollo o relajo, lo que las hace buscar lugares o instancias de distracción, y el supermercado es uno de ellos. Hoy se ve como un lugar que permite romper la rutina semanal, recrear la vista y gratificarse a la hora de encontrar productos novedosos u ofertas atractivas. Esto genera visitas más frecuentes (4,3 visitas por mes a hipermercado, más de una vez por semana) y de mayor duración a estos puntos de venta, e incluso la búsqueda de excusas para “tener que ir”.

 

“La percepción de la economía que tuvieron los encuestados, la multiplicidad de canales de retail y la excesiva cantidad de mensajes publicitarios que reciben las personas, hace que influir de forma efectiva en el comportamiento de compra, sea un verdadero desafío”, explica Sebastián Oviedo, gerente general de In-Store Media Chile.

 

En base a este contexto y las nuevas tendencias, la mujer chilena se caracteriza por “irse a la segura”. Si bien, no tiene miedo a innovar probando nuevos productos, estos deben ser de marcas conocidas o muy recomendadas por algún cercano. Además, crea un presupuesto, pero rara vez lo cumple, porque la búsqueda de ofertas y un ahorro en los productos básicos, se traduce en la posibilidad de gastar en “regaloneos” o cosas no consideradas inicialmente en la compra.

 

“Hoy en día los consumidores establecen contacto con las marcas o productos por múltiples canales, por lo que están más informados sobre lo que quieren. No obstante, los mensajes que reciban en el punto de venta son los que los llevarán a tomar la decisión final de compra, incluso a último minuto”, asegura Oviedo.

 

 

Diferencias entre mujeres

 

El que las mujeres tengan hijos o no, también tiene incidencia en sus hábitos de compra. Quienes los tienen, se preocupan de tener stock de productos básicos para el hogar, son leales a las marcas y buscan la satisfacción de la familia. En tanto, las que no, hacen menos compras para stockeo, en muchos casos consumen bebidas alcohólicas o productos de cóctel, tienen baja lealtad a las marcas, y en general, no planifican y se dejan llevar con facilidad por los gustos y antojos.

 

De todas maneras, según los que realizaron este estudio, la chilena tiende a desconfiar de las ofertas. Con toda la información que tiene disponible, y el valor promedio que tienen en mente de los productos, con frecuencia calcula si la oferta realmente es válida y conveniente.

 

En tanto, las razones que las hacen elegir el lugar en el comprarán son la variedad ofrecida (76%), la cercanía (56%) y los precios (51%).

 

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo