Papa pidió sencillez y huir de la "sociedad ebria de consumo y placeres" durante Misa del Gallo

Por EFE

Es la tercera oportunidad en la que el actual pontífice encabeza la tradicional ceremonia religiosa de Navidad en el Vaticano.

El Papa Francisco celebró hoy su tercera Misa del Gallo en el Vaticano con una invitación a los fieles católicos de todo el mundo: es necesario mostrar un comportamiento sobrio y sencillo en una “sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres”, expresó.

La de hoy era una ceremonia con un significado especial, pues se celebra en el marco del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, y precisamente este fue uno de los valores más defendidos en su homilía, con la que dio inicio a los ritos de Navidad.

“En una sociedad frecuentemente ebria de consumo y de placeres, de abundancia y de lujo, de apariencia y de narcisismo, Dios nos llama a tener un comportamiento sobrio, es decir, sencillo, equilibrado, lineal, capaz de entender y vivir lo que es importante”, afirmó el pontífice en un discurso transmitido ante miles de fieles.

“En un mundo, a menudo duro con el pecador e indulgente con el pecado, es necesario cultivar un fuerte sentido de la justicia, de la búsqueda” y también “poner en práctica la voluntad de Dios”, subrayó

“Ante una cultura de la indiferencia, que con frecuencia termina por ser despiadada, nuestro estilo de vida ha de estar lleno de piedad, de empatía, de compasión, de misericordia, que extraemos cada día del pozo de la oración”, añadió.

La Misa del Gallo duró aproximadamente dos horas. El Papa dio inicio al ceremonial acercándose en procesión al altar al son del canto en latín de la “Kalenda”, que rememora desde la Creación -tal como figura en la Biblia católica- hasta la noche en la que nació Jesús. Una vez allí, descubrió y esparció humo de incienso sobre la figura del Niño Jesús, situada a los pies del altar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo