Economía

El nuevo perfil profesional que buscan las empresas

 

 

Mariana Madariaga

 

A la hora de contratar a un profesional, las empresas cada vez tienen mayor interés en conformar equipos con un mayor valor agregado. Es que ya no sólo están considerando los conocimientos técnicos, ni la cantidad de títulos o diplomas de especialización abultados en el currículum. La nueva tendencia incluye contratar personas, con todas las habilidades y destrezas necesarias para el cargo, pero estos últimos años se ha convertido en prioridad que  los postulantes tengan desarrolladas habilidades sociales e incluso, participar en causas humanitarias.

 

«Estamos evolucionando en la selección del personal. Si antes primaban los títulos y la universidad en la que había estudiado, es decir los datos duros del postulante que están en el currículum, lo que hoy marca la diferencia son estas habilidades sociales, ver por ejemplo si tiene versatilidad, flexibilidad, adaptación, y sobre todo la asertividad comunicacional», explica a Diario Pyme Cristina Lobo, consultora en recursos humanos de la empresa Randstad.

 

Situación en la que coincide la experta Verónica Bermedo, sicóloga laboral de la empresa de recursos humanos GrupoExpro.  «Un profesional con habilidades sociales o blandas va a saber relacionarse e interactuar mejor con otras personas, va a saber comunicarse, tener buen trato, cordialidad y asertividad, lo que le permitirá ayudar a resolver conflictos. A veces sucede que profesionales con MBA, magíster o postgrado buscan ascender en sus carreras, pero quedan entrampados en su ascenso precisamente por no tener desarrolladas sus habilidades sociales o blandas», asegura.

 

Según Bermedo, actualmente lo más requerido por las empresas es que el profesional tenga habilidades interpersonales bien desarrolladas. «Es decir, que sepa relacionarse con otras personas de manera comunicativa, cordial, respetuosa y asertiva. Este es un rasgo muy requerido para profesionales para todos los cargos transversalmente, pues repercute de manera importante en el desempeño laboral, como obtener metas, trabajar colaborativamente con otras personas, crear buen ambiente laboral, realizar buenas negociaciones con proveedores o clientes», asegura Bermedo. 

 

 

Ojo con el lenguaje no verbal

 

Además de la buena presentación y puntualidad, la experta Cristina Lobo advierte que los postulantes, durante una entrevista, deben tener mucho cuidado con el lenguaje no verbal. «Que no esté echado en la silla, moviendo la silla, o gesticulando o moviendo demasiado las manos al ser entrevistado. Lo recomendable es que antes de la entrevista, revise la web de la empresa, se informe bien, y se relaje. Se trata de una conversación, de gustar al otro, y el otro también tiene que gustarte, osea, como una calle de doble sentido», recomienda. 

 

Pero, lo más importante, es ser sincero con el entrevistador. «Es ideal preguntar sobre el puesto o cargo a desempeñar. Eso se considera un deber, por lo que el postulante no debe sentir miedo de hacer preguntas, ya que va a demostrar interés en el trabajo. También se aconseja el escuchar al otro, para no perder el foco de la conversación. En ningún caso partir preguntando por las condiciones salariales. Y, si está muy nervioso, lo mejor es mover los pies, en el caso de que éstos queden ocultos bajo una mesa», aconseja.

 

Ambas expertas coinciden en que una de las tendencias que se está imponiendo en materia de entrevistas laborales y de selección de personal, y que se suma a la revisión previa de curriculum con sus datos de conocimientos técnicos y experiencia, es la «Entrevista por Competencias».

 

«Por ejemplo, se puede solicitar al profesional postulante que relate una situación donde haya tenido que conducir un equipo hacia el logro de un objetivo. Ahí el seleccionador observa qué pasos dio, qué resultados obtuvo, si tiene capacidad de liderazgo o trabajo en equipo», comenta Bermedo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos