Ministro de Hacienda anuncia que recorte en gasto fiscal será de $380 mil millones

Por

Y el esperado reajuste llegó. Este lunes el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, informó que el recorte en el gasto público para 2016 será de 380 mil millones de pesos o 540 millones de dólares.

 

El secretario de Estado sostuvo que aparecieron “dos elementos nuevos que no eran previsibles y que hacen necesario calibrar el gasto de este año”, haciendo hincapié que “los gastos permanentes requieren de ingresos permanentes.

 

Uno de esos aspectos a lo que se refiere el ministro es el precio del cobre que “en las ultimas semanas ha sido signicativamente más bajos que hace 6 u 8 meses y no es algo que sea un aspecto coyuntaral sino más persisitente”.

 

En esa línea, señaló que tras pedirle al comité de expertos que recalculara el precio del metal rojo, éste fue rebajado desde 2,98 a 2,57 dólares. “Esta recvsión del precio del cobre siginifica un 1% de PIB”, añadió el jefe de las finanzas públicas.

 

El otro factor que se consideró para este recorte del gasto, y que es una noticia buena como la calificó Valdés, se refiere a la recaudación tributaria de 2015, la que fue mejor a lo esperado. “Todos los temas de disminuir la elusión y evasión de la Reforma Tributaria están dando sus frutos. Gracias a esto potemos hacer un ajuste moderado“, aseveró.

 

Esto, sumado a la debilidad económica internacional dijo el ministro, llevan en definitiva a este reajuste, que significa una baja del 1% del presupuestario previsto para 2016, lo que reduce el gasto público de un 4,4% a un 4,2%.

 

Valdés insistió en que con esta medida “se resguardan cada uno de los compromisos sociales, lo que buscamos aquí esficiencia de gasto”. En esa línea advirtió que el presupuesto de salud no se verá afectado.

 

Esta propuesta, dijo el ministro, es inicial y que se debe conversar con cada ministerio y que se afinará dentro de esta semana.

 

A su vez, el jefe de la billetera fiscal quiso recalcar que la medida del gobierno de la Presidenta Bachelet es distinta a lo sucedido en materia de recorte en otros naciones. “Nuestro ajuste es menor al anunciado por otros países”, sostuvo, añadiendo además que esto se debe a los ingresos generados por la reforma tributaria y a la tradición de cuidado fiscal de Chile.

 

Pese a ello, Valdés remarcó que se deben seguir tomando medidas para controlar el gasto. “Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos en que la deuda de salud no aumente”, ejemplificó y también subrayó en que se debe cautelar que los ingresos tributarios se concreten.

 

 

“Habría esperado un mayor grado de realismo”

 

 

“La verdad que es una buena señal pues, más allá de las cifras, indica que hay que entrar en un proceso de una mayor austeridad fiscal dada la realidad económica del país“, afirma de entrada Mario Valenzuela, vicedecano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián (USS), al ser consultado por la medida anunciada por el ministro de Hacienda.

 

Sin embargo, el académico sí reconoce que hubiese deseado una cifra superior en la reducción del gasto, “dado que el crecimiento económico esperado para el 2016 será menor a lo considerado inicialmente”. En ese sentido, señala que “habría esperado un mayor grado de realismo aún, considerando las nuevas proyecciones de crecimiento económico para el país, y la nueva realidad económica internacional”.

 

Uno de los principales factores considerados para este recorte fue la caída en el valor del llamado “sueldo de Chile”, cifra que fue rebajada. En este aspecto, el economista afirma que él hubiese esperado una cifra más cercana al 2,3 o 2,4 dólares la libra, “pero igualmente es relevante el ajuste que se está haciendo en esta materia”, destaca.

 

Mientras desde el Gobierno se fue enfático en señalar que el menor gasto no implicará un impacto en los programas sociales, Valenzuela vislumbra otras consecuencias. “Es una buena señal que el sector público reconoce esta situación y eso tiende a generar mayor confianza de los agentes económicos”.

 

En esa línea, el académico de la USS estima que la gente común y corriente podría verse beneficiada, aunque las expectativas tampoco son muy altas. “No creo que el impacto sea muy relevante”, concluye.

 

 

 

DP/PCP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo