Entrevista Cristián Sánchez, embajador Peugeot

Comenzó su carrera en las comunicaciones en el área deportiva de Mega en los noventas, luego pasó a hablar de actualidad en Canal 13 y actualmente es el conductor de uno de los programas insignia de la farándula nacional. Un hombre dinámico, que no tiene temor de hablar de ciertos temas. Por eso aquí nos contó de su familia, inicios, televisión y de su rol como embajador de Peugeot.

Por

Por Javiera Lastra Amaya

Son pasadas las 14 horas y Cristián Sánchez aparece con su Peugeot 308 blanco. Baja del auto con la misma vestimenta con la que apareció al mediodía en “Sálvese Quien Pueda” en Chilevisión. Bastó el afectuoso saludo para notar que es tal cual como se ve en las pantallas del canal privado: inquieto y risueño.
Se refleja que es un hombre apremiado por el tiempo, pero basta que comience la conversación para que se aísle de las horas y comience a hablar de su familia de periodistas: padres, tíos y hermano. Sin dudas, se impregnó desde pequeño de temas literarios y de opinión.
“El tema del periodismo siempre estuvo en mi casa y a mí me encantaba. Las reuniones familiares eran muy entretenidas e intensas porque se hablaba de todos los temas: política, economía, deportes. Y cada uno daba su punto de vista y lo defendía. Eso era muy atractivo”, recuerda el animador de 43 años.
Creció en una familia donde la mayoría eran humanistas, por lo que le fue difícil acercarse a una materia más científica o que tuviese que ver con números, pero también porque “nunca tuve buena relación con las matemáticas. Empecé a descartar rápidamente todo ese tipo de carreras y el periodismo siempre se me dio”.
Parecía inevitable que no le ocurriese si desde pequeño se paseaba por los pasillos de El Mercurio y Canal 13, ambos medios donde trabajó su padre y que él visitaba con frecuencia los fines de semana. Incluso, confiesa que “nunca pensé que iba a trabajar en televisión, siempre imaginé que lo haría en periodismo escrito. Era lo que más me gustaba y por sobre todo era lo que mejor hacía. Desde chico escribí mucho y mis profesores me hacían saber que redactaba muy bien”.
De la pelota al micrófono
La adolescencia de Cristián Sánchez no estaba muy ligada al interés por el estudio, de hecho sorprendió a su familia con el buen resultado en la Prueba de Actitud Académica (PAA), debido a que pasaba la mayor parte del tiempo jugando en las divisiones inferiores de Cobresal. El gusto por el fútbol tuvo que quedar atrás para concentrarse en la universidad y dedicarse a sus estudios.
Comenzó a trabajar joven. Apenas llevaba un año en la Universidad Gabriela Mistral cuando Mega realizó un casting en búsqueda de periodista para el área de deportes. “Estuve siete u ocho años en deportes, pasé toda la universidad ahí. Trabajaba todos los días, principalmente los fines de semana. Trabajaba y estudiaba”, comenta el conductor de SQP.
Después de eso su camino continuó por la senda de la televisión. Fue productor del extinto programa de Marcelo Comparini, “Combinado Nacional”; luego pasó a “Pantalla Abierta” en Canal 13, donde hablaba de todo menos de la vida del jet set criollo. Hasta que llegó a “Alfombra Roja”, espacio que defendió llamándolo “un dulce farándulero”.
Hasta ahí todo bien para el periodista, pero los proyectos cercanos al espectáculo lo persiguieron hasta que, y luego de algunos fallidos intentos del canal privado, aceptó la propuesta de Chilevisión para conducir el programa icono de la farándula, “Sálvese Quien Pueda” (SQP). “Fue un paso bien difícil. No fue traumático, pero fue difícil. El contenido farandulero por esencia a mi no me va, yo soy poco copuchento en mi vida. Realmente no me interesa”, confiesa el comunicador que lleva 24 años en televisión.
Y agrega que “con SQP hubo todo un trabajo del equipo del programa, muy intenso y bien hecho. Y fue bueno porque lograron convencerme de algo que yo tenía súper claro. Desde que dije que sí hasta que debuté en el programa estuve sin voz; fueron dos semanas. Me pasó debido a la angustia. Hoy confieso que lo he pasado espectacular y eso se debe principalmente al equipo que hay”.
Loco por los autos
Además de su rol como conductor de televisión y periodista, Cristián también se desarrolla como embajador de Peugeot junto al 308 GT, modelo que lo acompaña en su rutina diaria. Claro que el acercamiento a los autos viene desde mucho antes, “cuando se hacía el Salón del Automóvil fui todos los años y siempre iba dos días por lo menos. Me gustaba ir analizando cada uno de los modelos nuevos. De hecho salía de ahí con veinte tarjetas de visitas de las marcas para después contactarlas para hacer test drive”, reveló.

La historia de Cristián con Peugeot comenzó mucho antes, cuando el segundo auto que tuvo fue un 106 XSI, preocupado de que siempre tuviesen la distinción del paquete deportivo por su gusto a la velocidad y a las cuatro ruedas. “Me encantan, me fascina los autos. Me encanta manejar y si es solo, mejor. El auto, música y yo”, aclara.
El fabricante del león le ha hecho invitaciones al Dakar, pero no ha podido asistir. El periodista es fanático de los vehículos y de los deportes tuercas. De hecho sigue a la Fórmula Uno y al RallyMobil. De este último, le gustan los lugares por los que pasa y también “es tan cercano que dices, yo podría estar ahí. Me encanta”.
Por el gusto de los detalles más deportivos de los vehículos, declara que “nunca me han gustado los SUV. Me gustan los autos chicos, lo más pegados al piso posible”. Por eso le acomoda bastante movilizarse con el 308 GT, ya que “es una maravilla, perfecto. Tiene un motor con un andar potente, cuenta con alta tecnología y calidad. Además de los detalles GT que, para uno que es fijado, vale la pena”, comenta mientras contempla de lejos al modelo francés.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo