Auto Test: Ford Mustang convertible

Un privilegio con el pelo al viento, la misma poderosa silueta, el amado y enorme motor 5.0, un rugido que enamora, todo unido a un techo de lona desplazaba que permite disfrutar de la brisa por el día y mirar las estrellas por la noche la perfección llamada Mustang

Por
Auto Test: Ford Mustang convertible

Ya me había enamorado de él la primera vez, su enorme silueta, interior rudo y un propulsor que logra una maravillosa y ronca sinfonía cuando ruge, no podía ser más perfecto. La gente lo miraba en la calle, esta vez, desacoplado, las miradas se duplicaron, algo que pensé no sería posible, pero al parecer este Mustang de verdad no tiene límites.

Encanta su indisciplina trasera al apretar el acelerador a fondo y es que este Mustang no se deja domar por nadie cuando se le quiere tratar con dureza. No por nada tiene un motor V8 5.0 empujando con 435 caballos de potencia, ello sumado a un torque de 540 Nm, unidos no suman más que una bestia del asfalto. A pesar de poseer un largo que alcanza los 4.784 metros de largo, su dirección es bastante precisa y es muy ágil en la ciudad. En esta versión desacoplada monta una única transmisión automática de seis velocidades con paddleshift, con relaciones que permiten exprimir al máximo el poder de este Mustang, si a ello se suma la conexión del modo Sport, entonces se experimentará un irracional poder. Cuatro modos diferentes de conducción incluye: Normal, Sport Plus, Track y Snow/Wet, con ello se ajusta de forma específica la respuesta del acelerador, cambios de marcha, calibrado del volante y control de estabilidad y con un solo botón.

Para lograr curvas mucho más precisas es que en la parte delantera el Mustang monta una suspensión delantera independiente tipo mcpherson, mientras que en su parte posterior se ecanrga de ello una suspensión trasera independiente de multibrazo. Tanto sus ruedas delanteras como traseras, ambas de 19 pulgadas, poseen frenos de disco que permiten detener rápidamente a auto que pesa 1720 kg.

Si se quiere poner a jugar con este caballo salvaje, se puede lograr con el bloque de línea, una característica en la que al apretar el freno y luego el acelerador , las ruedas traseras girarán o “derraparán” libremente durante 15 segundos.

Para tener todo bajo control, ya que el Mustang es un auto de amplias dimensiones, es que quien lo conduce tiene una pantalla central de 8 pulgadas donde ve ve todo lo que pasa al exterior del Mustang, eso apoyado también de monitor electrónico de punto ciego, cámara de retroceso, sensor de tráfico cruzado y sensor trasero de estacionamiento.

Al interior destacan sus enormes butacas y sistema de sonido, aunque este último no es de necesidad primordial cuando se cuenta con un motor que ruge como lo hace el de Mustang.
Dentro de su sistema de seguridad se encuentran frenos ABS en las cuatro ruedas, seis airbags, alerta de colisión con asistente de frenado, monitor de presión de neumáticos independiente, inmovilizado de motor y sistema de anclaje de silla de niños.

Sin techo en un dos por tres

Para mantener su diseño unido a los modelos más clásicos es que la marca ha optado por un techo de lona rígido, muy retro a mi parecer, con sistema de apertura eléctrico, que permite abatirse en 7 segundos, luego se deben colocar las tapas, para que no entre polvo al mecanismo y voláis, el cielo a nuestra vista. La manera de abrir y cerrar este techo movible es muy ágil y fácil, además de que al contraerlo, éste no utiliza en absoluto el espacio que se ha guardado para el maletero, haciéndolo uno de los convertibles con mayor espacio en la maleta, gracias a ello ya no ha excusas para irse de paseo en convertible.

Simplemente súblime el disfrutar del nuevo Mustang en su versión descapotable, belleza, poder y libertad se conjurar en solo un objeto que desearías tener por el resto de tu vida.

FICHA TÉCNICA
MOTOR V8 5.0L
POTENCIA: 435HP/6.500RPM
TORQUE: 540NM/4.250RPM
TRANSMISIÓN AT 6
DIMENSIONES: 4784/1916/1381
0 A 100 KM/H: 4,8 SEGUNDOS

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo