Toyota logró un beneficio récord en 2015 pero prevé un retroceso para este año

Por

 

 

 

 

EFE

 

El líder mundial del automóvil, Toyota Motor, volvió a embolsarse en 2015 un beneficio neto récord, pero para el ejercicio en curso prevé una caída de sus ganancias que pondrían fin a un ciclo de cuatro años consecutivos de avances, según informó este miércoles en un comunicado.

 

En el pasado ejercicio fiscal, que concluyó el 31 de marzo, el fabricante nipón logró un beneficio neto de 2,31 billones de yenes (18.667 millones de euros/21.270 millones de dólares), un 6,4 por ciento interanual más, favorecido por la reducción de costes y la devaluación del yen.

 

Estos factores, unidos al incremento de sus ventas en Estados Unidos, su principal mercado, compensaron el descenso generalizado del número de vehículos que Toyota comercializó en todo el mundo.

 

El fabricante con sede en Aichi (centro de Japón) logró un beneficio operativo de 2,85 billones de yenes (23.026 millones de euros/ 26.226 millones de dólares), un 3,8 por ciento interanual más.

 

Su facturación creció un 4,3 por ciento hasta 28,4 billones de yenes (229.442 millones de euros/ 261.334 millones de dólares, a pesar de que sus ventas retrocedieron un 3,2 por ciento interanual hasta los 8,68 millones de unidades comercializadas en todo el mundo.

 

La caída se debió a la “debilidad de la demanda” en China y en otras economías emergentes en Asia, así como en Japón, que supone el segundo mercado de Toyota tras el estadounidense, según explicó la compañía en un comunicado.

 

EE.UU. fue de hecho el único mercado en el que el fabricante nipón colocó más vehículos que en el ejercicio precedente, con un total de 2,83 millones de unidades vendidas, un incremento del 4,5 por ciento.

 

En la hoja de resultados de Toyota también destacan los esfuerzos de reducción de costes, que le reportaron 390.000 millones de yenes (3.150 millones de euros/ 3.588 millones de dólares).

 

Asimismo, la empresa volvió a verse beneficiada por la debilidad del yen frente al dólar y otros tipos de cambio favorables a la hora de repatriar sus ingresos, con un impacto positivo de 160.000 millones de yenes (1.292 millones de euros /1.471 millones de dólares).

 

No obstante, la compañía prevé una coyuntura más dura en el ejercicio en curso debido a la tendencia al alza del yen y a la ralentización de China y de otros países en vías de desarrollo, y por ello estima que su beneficio neto caerá por primera vez en cinco años.

 

Para el año fiscal en curso, que concluirá el 31 de marzo de 2017, Toyota prevé una caída en su beneficio neto del 35,1 por ciento hasta los 1,5 billones de yenes (12.116 millones de euros/ 13.800 millones de dólares).

 

Su facturación descenderá un 6,7 por ciento hasta los 26,5 billones de yenes (214.043 millones de euros/ 243.852 millones de dólares), mientras que Toyota espera vender 8,9 millones de unidades en todo el mundo, un 2 por ciento más.

 

Estas estimaciones no incluyen el impacto de la interrupción de la producción en las plantas de Toyota en Japón durante la segunda mitad de abril, a raíz de los efectos de los fuertes terremotos que sacudieron la prefectura de Kumamoto (sudoeste), precisó el gigante nipón.

 

 

 

 

DP/PCP

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo