Economistas advierten que inflación aún no estaría controlada

Por

 

 

Pablo Contreras Pérez

 

Este miércoles se conoció el IPC de mayo, el que fue de 0,2%, menor a lo estimado con anterioridad por los analistas. Pese a ello, el escenario aún no sería de tranquilidad para el bolsillo de los chilenos.

 

Una de las alzas más significativas durante el quinto mes del año la registró el tomate (40,9%), situación que Mario Valenzuela, vicedecano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián (USS) adjudica al “clima frío del invierno y por la menor oferta de algunos de estos productos en relación al resto del año”, añadiendo que puntualmente esta vez “posiblemente es por menor disponibilidad, particularmente en la zona central del país, ante una demanda más bien estable”.

 

En tanto, Alexis Osses, gerente de estudios de xDirect, adelanta que hay que estar atentos al costo de la bencina durante este mes. “En relación al aumento de 12 semanas del precio de las bencinas presenta un aumento de 3,2% y es posible que se mantenga en este nivel durante gran parte del mes de junio por los escenarios alcistas que mantiene el petróleo“, sostiene.

 

El reporte del INE también destaca la caída en el valor de los Servicios de Transporte Aéreo. El organismo la atribuyó a la estrategia comercial de las empresas del sector, aunque el académico de la USS también explica que se debería “a un tipo de cambio que se ha mantenido más bien estable y alejado de los $700 durante mayo, y a un precio de internacional del crudo también más bajo que en otros oportunidades”, a lo que se sumaría un efecto estacional.

 

Pese a esta menor inflación, ambos economistas apuntan a que hay que seguir alertas en los próximos meses.

 

De hecho, Valenzuela dice que “en ningún caso”, la inflación dejará de ser motivo de preocupación prontamente. “Aún nos encontramos en un nivel elevado, ya por tercer año consecutivo. Y si miramos con mayor detalle, veremos que la inflación de los bienes y servicios no transables (como arriendo y gastos de vivienda), crecen en un 4,7% anual”, señalando además que el escenario actual se ha dado más que nada “por la menor presión que genera un tipo de cambio más moderado y por debajo de los 700 pesos”.

 

Algo en lo que Osses coincide. “De cara a enfrentar tercer o y cuarto trimestre debiera mantenerse en torno al 3,8-4,2%”, pero advierte que “si el tipo cambio vuelve por sobre los $700 es más probable que la caída de IPC al rango tolerancia sea estacional”.

 

Con este escenario, la UF (que ya superó los $26 mil) seguirá siendo factor de preocupación. “Mientras tengamos tasas de inflación positivas, tendremos una UF en constante alza, lo que afectará el precio de bienes y servicios como lo son los bienes raíces, los créditos hipotecarios, las cotizaciones previsionales, los seguros y los servicios del área de la salud”, concluye Valenzuela.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo